Imagen de archivo de Juan Carlos Rodríguez Cebrián, durante una junta en Martinsa Fadesa / EFE

Rodríguez Cebrián endereza su holding inversor, pero sigue en pérdidas

Inversiones Saona, que controla negocios de ocio del empresario como Sala Pelícano, Dux o Amura, deja atrás los números rojos millonarios

Sigue haciendo frío lejos de Inditex, pero no tanto. Juan Carlos Rodríguez Cebrián, ex director general del grupo y sobrino político de Amancio Ortega, tiene en Inversiones Saona su principal instrumento para tomar participaciones en empresas, que se ha redirigido en los últimos años desde el ladrillo a los servicios y el ocio. Frente a otros ejercicios, en 2018 Inversiones Saona logró enderezar el rumbo sin deterioros extra que apuntar en su balance, pero sigue en pérdidas.

Creada en 2002, un año después de la salida a bolsa de Inditex, Inversiones Saona ha dejado atrás las pérdidas de millones de euros que apuntaba en su cuenta de resultados año tras año, aunque continúan los números rojos. Concretamente, el año pasado no llegaron al millón de euros las pérdidas de Saona, frente al resultado negativo de 7,7 millones que había obtenido un año antes.

Los nuevos proyectos

Saona es el principal vehículo inversor de Rodríguez Cebrián en nuevos proyectos, como es la restauración, y de la que es administrador único, dejando los activos financieros, inmobiliarios y sicavs para Marlolan, una sociedad en la que figura como consejero junto a su mujer, Dolores Ortega, y a la madre de ésta, Primitiva Renedo, viuda de Antonio Ortega, hermano de Amancio.

Saona tiene unos activos de 28,4 millones, correspondientes casi en su totalidad a inversiones en empresas del grupo. A cierre de 2018 Inversiones Saona acumulaba un deterioro en sus participadas de 19,1 millones, lo que condiciona la cuenta de resultados. Parte de las participadas están en números rojos, pero se trata de inversiones recientes, a la espera de su maduración, aunque la hostelería comienza a dar alguna que otra alegría al empresario.

Entre la sala Pelícano y Dux

El Pelícano Galicia, de la que detenta un 60% de su capital, se salvó de la tendencia negativa con un beneficio de 140.000 euros. Otro tanto sucedió con Amura Puerto, que ganó otros 90.000 euros, según las cuentas de Inversiones Saona, mientras que Dux Coruña registró un beneficio de 36.000 euros. Saona detenta el 50% del capital de estas dos últimas sociedades. Otros negocios de ocio y hostelería repartidos por A Coruña tuvieron pérdidas, caso de La Marina de Pura.

Fomento de Iniciativas Inmobiliarias, grupo en el que Rodríguez Cebrián controla un 17% a través de Saona, tuvo unas pérdidas de 1,9 millones, con un deterioro contable acumulado de 3,7 millones, según las cuentas del holding inversor. Otra inmobiliaria, Álvarez Conchado y Reysa, de la que controla un 24%, está en positivo.

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad