Rodman se enfrenta a inspecciones y sanciones fiscales en España y Portugal

stop

NAVAL

Manuel Rodríguez, presidente de Rodman

Vigo, 14 de enero de 2015 (00:00 CET)

Operaciones de venta sobrevuelan desde hace varios años Moaña, donde tiene su base de operaciones el Grupo Rodman. Ahora es el turno de un grupo chino, que analiza el cuaderno de venta de los astilleros presididos por Manuel Rodríguez. Para llevar a buen puerto cualquier traspaso, la compañía debe resolver otros asuntos que, en este caso, sobrevuelan los despachos de su equipo de abogados. Entre ellos, litigios con el fisco, tanto en España como en Portugal.

Todo lo que tiene que ver con Rodman pivota sobre Abada, la sociedad holding que aglutina los intereses de Manuel Rodríguez. De esa firma cuelgan filiales como Rodman Polyships, Metalships Docks, Rodman Lusitania Construçao e Reparaçao Naval, Rodman USA (actualmente inactiva) y Neumáticas de Vigo. Es la construcción de buques de acero la actividad que actualmente genera beneficios de explotación al grupo, mientras que la filial portuguesa está prácticamente desmantelada, y con apenas actividad.

Los problemas con Hacienda

El grupo de astilleros lleva cuatro años envuelto entre actas de disconformidad, regularizaciones, reclamaciones y recursos debido a su relación con el fisco. En la mayoría de los casos, las irregularidades detectadas por la Inspección de Hacienda hacen referencia a Rodman Polyships, y afectan al pago de impuestos de ejercicios que se remontan a 2004 y 2005. El IVA y el Impuesto de Sociedades centran los litigios.

Solo en 2013 fue notificada al grupo la resolución del Tribunal Económico Administrativo de Galicia mediante la cual se anulaba un expediente sancionador sobre el IVA de 2005. El tribunal también anulaba la sanción impuesta, de 207.277 euros, pero mantuvo el acuerdo de liquidación de Hacienda por importe de 532.000 euros. Los abogados de Manuel Rodríguez impugnaron ante el Tribunal Económico Administrativo.

En febrero de 2012, el fisco portugués comunicó a Rodman Lusitania el inicio de actuaciones inspectoras relativas a los impuestos de Sociedades e IVA, cuyas conclusiones fueron recibidas en el mes de octubre. Actualmente, mantienen en su memoria los administradores de Adaba, se han presentado las correspondientes alegaciones ante la Administración tributaria lusa.

El negocio core

La aportación de las filiales al beneficio consolidado tiene en Metalships su motor, con unos cinco millones de euros en el ejercicio de 2013. Un año antes habían sido 8,4 millones de euros de beneficio los que había aportado esta división.

Rodman Polyships, por su parte, generó unas pérdidas de 2,6 millones en 2013, frente a unos números rojos de 656.000 euros un año antes. La filial portuguesa y Neumáticas de Vigo están en pérdidas, según la memoria de Abada. En 2013, sus ventas globales se situaron en 97,3 millones, frente a una facturación de 144 millones un año antes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad