Revuelta sindical en las grandes superficies por trabajar 'gratis' los festivos

stop

UGT y CCOO amenazan con realizar acciones 'tan duras como el convenio' que han firmado los sindicatos mayoritarios con la patronal

El Corte Inglés de Marineda City

31 de enero de 2013 (21:46 CET)

El sector de las grandes superficies vive momentos de gran tensión. La confrontación entre los diferentes sindicatos se ha hecho más patente tras la aprobación del nuevo convenio colectivo. CCOO, UGT y los sindicatos minoritarios en un lado del ring y Fasga y Fetico en el otro han protagonizado una batalla sobre los derechos laborales. Los dos mayoritarios, Fasga y Fetico, han dejado K.O. a sus contrincantes y han firmado un convenio con la patronal del sector, Anged. Pero, ¿a costa de qué?

Entre las nuevas condiciones que se han pactado, una de las más controvertidas ha sido la supresión de la compensación de los festivos y domingos a la que se le suma la congelación del salario hasta 2016. Todo ello, para mantener la paga extra y evitar despidos.

Más festivos en algunas ciudades

Además, los trabajadores estarán obligados a trabajar el 55% de los festivos con un mínimo de nueve días --en el caso de Catalunya-- pero con un máximo, en el peor de los casos, de 30 días al año. Con la liberalización de horarios aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en las zonas de mayor afluencia turística de determinadas ciudades, se da vía libre a las aperturas en domingos.

“Es un despropósito. Perderemos cerca de 1.100 euros al año. El convenio nos obligará a trabajar cerca de 30 días sin cobrar”, explican fuentes de CCOO.

Y no sólo eso. El sindicato lamenta que, para más inri, se han aumentado en 28 horas la jornada anual y que se ha aprobado que, en el caso de que un gran almacén justifique pérdidas, la dirección podrá aplicar una reducción salarial del 5%. Con todo, representantes de CCOO avanzan que habrán movilizaciones y acciones sindicales "tan duras como lo es este convenio".

Choque sindical

En la misma línea se pronuncian los portavoces de UGT. El sindicato asegura que se ha firmado un convenio regresivo porque ha supuesto dar muchos pasos atrás. Advierten que el pacto que han firmado Fasga, Fetico y la patronal castiga al propio sector. “Los trabajadores somos el mayor cliente y si perdemos poder adquisitivo eso repercutirá en las ventas”.

Al sindicato le preocupa también que se esté estudiando implantar los contratos mini-jobs en el sector. “Es un peligro porque pasarían de contratar a personal que cobra 898 euros brutos mensuales a gente que haría el trabajo por tan sólo 400”, subraya.

Trabas a la conciliación de la vida laboral y familiar

La Confederación Intersindical Galega (CIG) también se ha posicionado en contra del nuevo convenio de la gran distribución. Tan sólo unas hora después de su aprobación convocaba una serie de concentraciones en centros de Alcampo y Carrefour en Vigo.

Aseguran que el convenio aprobado es especialmente lesivo con las mujeres porque el calendario laboral pasará a ser trimestral y no anual como hasta ahora. “La conciliación de vida familiar y laboral queda reventada ya que los horarios podrán estar sujetos a modificaciones y el empleado ya no conocerá con suficiente antelación cuándo trabajará”, explican.

El sindicato, junto a UGT y CCOO, critica a Fetico y Fasga de forma contundente. “Todo el mundo sabe que son una correa de transmisión de la patronal, Fasga de El Corte Inglés y Fetico de Alcampo y Carrefour. Las empresas, incluso, han presionado para conseguir que estas centrales tengan una mayoría sobre el resto, lo cual les garantiza unas negociaciones muy tranquilas”, indica Tránsito Fernández, representante de Servicios en el sindicato.

La CIG indica que en Galicia unos 13.000 trabajadores se verán afectados por los recortes que entraña este nuevo convenio.

Los mayoritarios se defienden


Mientras unos echan chispas, otros celebran el acuerdo porque no contemplará ninguna salida ni la supresión de la extra. Fasga y Fetico califican de triunfo el convenio aprobado. Fetico asegura que la patronal ha visto fulminadas la mayoría de sus propuestas y destaca los avances respecto a la propuesta inicial de Anged.

Y Fasga no se queda atrás. Asegura que las condiciones de la patronal eran muy duras y que, pese a ese telón de fondo, han conseguido acercar posturas. Las negociaciones que han durado apenas dos semanas han sido especialmente intensas. “Había presión para cerrar un acuerdo”, explican fuentes de Fasga.

Ante la celeridad del asunto, el entendimiento era lo más importante para estos dos sindicatos. “La habilidad de saber negociar es ser generoso en algunos aspectos mientras que en otros no hay que ceder”, apunta Fasga
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad