stop

Comar, como grupo consolidado, aumentó sus ingresos en 2016, pero sus ganancias no llegaron al millón de euros, frente a los 7,4 millones de un año antes

en A Coruña, 30 de junio de 2017 (04:49 CET)

Vuelta a la realidad. Comar, el grupo de juego propiedad de José Collazo Mato, aumentó en 2016 sus ingresos, pero vio cómo sus beneficios se desplomaban. El motivo tiene mucho que ver con la generación de atípicos firmada un año antes, cuando había cerrado la venta del hotel President de Praga, de su propiedad. Los ingresos avanzaron el año pasado hasta los 107,7 millones, frente a los 101,6 millones obtenidos un año antes. Sin embargo, el resultado consolidado del grupo no llegó al millón de euros, frente a los 7,4 millones de 2015.

Comar Inversiones y Dirección de Empresas, la cabecera del grupo, opera como una sociedad holding que aglutina, de forma consolidada, a más de sesenta filiales y cerca de mil puestos de trabajado directos y otros 200 empleos indirectos. Solo la venta del 100% de President Hotels, de Praga, había generado a Comar un resultado de 7,9 millones de euros en 2015, a los que sumó unas diferencias positivas de cambio de 1,4 millones. El beneficio neto que firmó el grupo el año pasado se situó en apenas 973.453 euros, mientras que el resultado de explotación cayó prácticamente a la mitad: desde los 11,5 millones de 2015 a 6,1 millones del año pasado.

Casinos y tragaperras

Los casinos y las máquinas recreativas son los principales generadores de negocio del grupo. De los 107,7 millones de euros que ingresó Comar en 2016, los casinos aportaron nada menos que 48,6 millones, según las cuentas y balance presentados por el grupo, frente a los 44,9 millones de 2015. Las conocidas como tragaperras aportaron otros 40 millones (fueron 36,5 millones en 2015), muy por encima del negocio generado por los bingos del grupo, que facturaron el año pasado 11,3 millones de euros.

Los aparcamientos, que pivotan sobre la sociedad Apaga, con una presencia destacada en A Coruña que se remonta a adjudicaciones de la etapa de Francisco Vázquez en la mayoría de los casos, aportan al grupo 2,5 millones y se mantuvieron estables el año pasado. La promoción inmobiliaria, durante años uno de los fuertes del grupo, apenas generó actividad el año pasado.

El final del ERE

Por mercados geográficos, España se llevó el grueso, con 98,8 millones, frente a los 8,8 millones que aportaron los negocios de América Latina, con presencia sobre todo en República Dominicana a través de una red de bingos. En Chequia el grupo también mantiene actividad al margen del negocio hotelero.

Comar prosiguió en 2016 con un sigiloso expediente de regulación de empleo, que había afectado a nada menos que 115 trabajadores un año antes. Sin embargo, el año pasado se extinguieron solamente 14 contratos, todos ellos en el Casino de Zaragoza. Los servicios centrales del grupo y la filial Comar Coruña habían sido las áreas que más habían sufrido los ajustes de personal en 2015.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad