Repsol invertirá 125 millones de euros en trasladar a Langosteira el 60% de sus tráficos portuarios

stop

El acuerdo incluye una indemnización de 23,9 millones a la compañía, que se abonará en 15 años

Cristina Díaz

Acto de firma del acuerdo entre la Autoridad Portuaria y la refinería, en la que estuvo presente la ministra de Fomento y el presidente de Repsol
Acto de firma del acuerdo entre la Autoridad Portuaria y la refinería, en la que estuvo presente la ministra de Fomento y el presidente de Repsol

14 de octubre de 2013 (22:02 CET)

El traslado de Repsol al Puerto Exterior de A Coruña está en marcha, aunque el cambio se producirá en fases. De momento, la multinacional enviará el 60% de sus tráficos portuarios a Langosteira. Lo hará de manera gradual y en un plazo de cinco años, según el acuerdo suscrito este lunes entre el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, y el director de la refinería coruñesa, Luis Llamas. Al acto acudieron también el presidente de Repsol, Antonio Brufau, y la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Una cosa ha quedado clara durante la firma del convenio. Las negociaciones para conseguir que la compañía decidiese realizar el traslado han sido duras, pero finalmente con resultado satisfactorio. Tanto Losada como el propio Brufau han destacado el impulso dado por la propia ministra Ana Pastor y por Puertos del Estado.

Pantalán y nuevo poliducto

Repsol asumirá una inversión de 124,6 millones de euros para llevar a cabo el cambio. El montante tendrá como destino la contrucción de un pantalán en el Puerto Exterior para la descarga de graneles líquidos, así como las obras e instalaciones necesarias para el envío del crudo a la refinería. Se construirá para ello un nuevo poliducto que unirá las dos partes. Estará, según la empresa, “sujeto a los oportunos requerimientos legales, y en su caso a la posibilidad de expropiación de los terrenos necesarios”.

Tanto la ministra como el presidente de la Autoridad Portuaria han destacado que este traslado no sólo servirá para dotar de un nuevo impulso a Langosteira, sino también para acabar con antiguas reclamaciones de carácter medioambiental, debido a los viaductos que surcan el suelo coruñés y transportan el crudo a través de barrios muy poblados, como el caso de Os Castros.

Indemnización en 15 años

Repsol invertirá casi 125 millones de euros, aunque el puerto de A Coruña también tendrá que hacer un desembolso. La figura administrativa que regula el acuerdo de revisión de la concesión de Repsol se traduce en el derecho de la empresa a percibir una indemnización que asciende a 23,9 millones de euros. La cantidad se abonará durante los próximos 15 años, en “partidas anuales que variarán en función de diferentes parámetros”.

El acuerdo supone el traslado de los tráficos de petróleo crudo, coque y azufre. Además, Repsol liberará en el puerto interior de A Coruña una superficie de 26.997 metros cuadrados, algo que destacó el alcalde Carlos Negreira, que también participó en el acto.

Ampliación en las instalaciones de Langosteira

En Langosteira dispondrá de una parcela de 30.000 metros cuadrados, y de 15.000 para ocupación de tuberías. Se contempla la posibilidad de una futura ampliación de las instalaciones de 285.000 metros cuadrados adicionales.

El traslado, tal y como ya estaba previsto, se hará de forma gradual para ir, según la compañía, “evaluando como transcurre la la operación”. La previsión es que las instalaciones estén plenamente operativas en 2018. La nueva concesión es por 35 años, con posibilidad de una prórroga a 17. Este año, la actual refinería cumple medio siglo.

Cuatro años de negociaciones

El acuerdo rubricado este lunes ha puesto punto y final a un tira y afloja que se ha prolongado durante cuatro años. Enrique Losada ha destacado que el convenio “evita una batalla jurídica que nadie deseaba” pues el Puerto tenía capacidad para forzar el traslado de la refinería, aún a pesar de que su concesión no había expirado. El propio Brufau comentó que la primera vez que les sugirieron la posibilidad de traslado fueron reacios, precisamente por esta circunstancia. “Pero la ministra siempre ha tirado de ambas partes, cuando una o otra estaban más cerradas”, indicó.

Negreira destacó que el traslado se convertirá en un generador de empleo. No sólo debido a las obras que se acometerán hasta 2018, sino también porque la presencia de Repsol en Langosteira atraerá a otros inversores.

Durante la rueda de prensa celebrada en la Autoridad Portuaria no se permitieron preguntas a los periodistas presentes, algo que fue criticado por la Asociación de la Prensa de La Coruña.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad