Repsol, Galp, Cepsa, BP y Meroil: las petroleras señaladas por Feijóo

stop

La Comisión Nacional de la Competencia inició el año pasado un expediente contra ellas, en el que también incluía a Disa por posibles “prácticas reestrictivas de la competencia”

Un cliente repostando en una gasolinera

17 de abril de 2014 (20:32 CET)

Esta semana el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, abrió la caja de los truenos contra el sector petrolero. Tras la reunión semanal del Ejecutivo gallego, el mandatario cargó contra las grandes empresas del ramo al manifestar que Galicia es la comunidad con el precio del gasóleo antes de impuestos más alto de la Península. Así lo refleja, por lo menos, un informe elaborado por la Consellería de Facenda de Elena Muñoz.

El líder gallego declaró que “las petroleras quieren vender el gasóleo en Galicia, no sabemos por qué, más caro que el resto de comunidades”. No obstante, el dirigente se guardó de nombrar los grupos que, según deslizó, supuestamente podrían estar pactando al alza los precios.

Investigación de Competencia


No obstante, el nombre de los gigantes a los que apuntaba Feijóo no son complicados de deducir. La Xunta recuerda que hace ya dos años, el Consello Galego de la Competencia abrió un expediente por posible pacto de precios en el sector. Posteriormente, el verano pasado, la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) integró ese expediente en una investigación de ámbito estatal. El organismo incoó un expediente sancionador contra Repsol, Cepsa, BP, Disa, Meroil y Gap por “posibles prácticas reestrictivas de la competencia”. A excepción de Disa, todas operan en la comunidad.

De hecho, Competencia abrió dos expedientes diferentes. Uno a Repsol, Cepsa, Disa, Meroil y Galp por “posibles prácticas bilaterales competitivas”. Prácticas que consistirían en la “coordinación entre operadores de productos petrolíferos en materia de precios, clientes y condiciones comerciales y el intercambio de información comercial sensible en los mercados de distribución de combustibles de automoción”.

Por otro lado, Repsol, Cepsa y BP también estaban incluidos en otros expediente sancionador ya que Competencia sospechaba que habían incurrido en conductas anticompetitivas que consistían en “la coordinación en materia de precios entre cada uno de los citados operadores de productos petrolíferos y empresarios, independientemente de operar en sus respectivas redes de distribución de combustible de automoción”.

Pocas estaciones independientes


Feijóo insistió en que, ahora, esta situación está siendo analizada de nuevo por el Consello Galego de Competencia, que en una de sus conclusiones preliminares detectó problemas de concentración en el mercado de distribución minorista. Según la Xunta, Galicia registra un porcentaje de estaciones de servicio independientes inferiores a la media española, que es del 17%. Estos establecimientos son, en teoría, los que más compiten en precios, hasta un 4% más baratos que los grandes operadores del sector.

En la comunidad, Repsol cuenta con 56 gasolineras en A Coruña, 64 en Pontevedra, 34 en Ourense y 39 en Lugo, mientras que Cepsa suma 50, 16, 15 y 19 respectivamente. A más distancia se encuentra Galp, que tiene 20 estaciones de servicio en A Coruña, 9 en Ourense, 7 en Lugo y 11 en Pontevedra y Meroil, con cinco en la provincia herculina, y tres en Pontevedra.

“Propaganda”

Este jueves, el portavoz de Industria del PSdeG, Abel Losada, consideró que las “medidas” anunciadas por Feijóo para tratar de bajar el precio de los combustibles en la comunidad son mera “propaganda”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad