Repostería de Boqueixón para la alta restauración madrileña

stop

Tartas de Lestedo busca hacerse un hueco en los restaurantes de Madrid, Barcelona y Bilbao

Una de las tartas de Lestedo

17 de agosto de 2012 (17:45 CET)

De feria gastronómica en feria gastronómica, Orlando Vázquez descubrió que la receta tradicional de sus tartas satisfacía a los paladares más diversos. Animado por las buenas críticas recibidas, decidió llevar su repostería a las principales ciudades del Estado a través de los restaurantes especializados en productos gallegos.

Así fue como los postres de Tartas de Lestedo, empresa del municipio de Boqueixón --limítrofe con Santiago de Compostela--, comenzaron a degustarse en la alta cocina de Barcelona, Madrid o Bilbao. Ahora, Vázquez estudia distribuir directamente desde la fábrica a los restaurantes, prescindiendo de empresas distribuidoras.

“Siempre me alucinó que alguien me preguntara en las ferias, ¿dónde se venden estas tartas?. Pero entrar en el mercado no es fácil en estos momentos porque hay más competencia y menos ventas que, por ejemplo, dos años atrás”, explica Orlando Vázquez.

A pesar de todo, la confianza en la fórmula que sigue su empresa desde hace casi 30 años es absoluta. “Receta tradicional, fabricación casera y hornos artesanos” para los paladares más exquisitos.

Mantener la calidad sin subir el precio

“Siempre trabajamos con una alta gama de materia prima --asegura Vázquez--. Me gusta pensar que la primera tarta que hice hace 29 años lleva los mismo ingredientes que la última de esta noche. Si sustituyes la materia prima por otra más barata el sabor va cambiando”.

Este es para Orlando Vázquez uno de los principales activos de la empresa en un contexto de crisis económica. El otro es el precio, que se ha mantenido sin grandes subidas en los últimos años. “Cuando España entró en el euro los precios de los productos se dispararon. Nosotros intentamos mantener el mismo, sin grandes subidas. Es verdad que perdimos muchos ingresos, pero a día de hoy tenemos una mejor entrada en el mercado, con precios más económicos”, concluye el propietario de Tartas de Lestedo.

Crisis

Sin embargo, la crisis económica también ha afectado a la empresa de Lestedo. Los pedidos han bajado en los últimos años, pero el mercado de Galicia los permite mantenerse a flote.

“El postre es un producto del que la gente se puede privar, sobre todo si tiene que pagar tres o cuatro euros más en un restaurante por un trozo de tarta”, explica Vázquez. “La facturación es muy variable, tenemos meses con miles de pedidos y otros que no llegamos a los mil”, indica.

Las jornadas en la fábrica de Boqueixón son maratonianas. Los productos que comercializan tienen que distribuirse refrigerados o congelados y tienen un periodo de caducidad muy corto. En Galicia distribuyen ellos mismos, con furgonetas que recorren las cuatro provincias, mientras que en el mercado exterior dependen de empresas distribuidoras.

Marca Galicia

A pesar de que el mercado gallego sigue siendo el más importante para Tartas de Lestedo, la presencia en el resto del estado se ha visto reforzada por la etiqueta de producto tradicional gallego.

La gama de tartas que comercializan --tarta de queso, tarta de manzana, tarta de Santiago y tarta de chocolate-- entró en el mercado español a través de restaurantes especializados en productos de Galicia, mientras que la receta tradicional que emplean en su elaboración ha reforzado su imagen de producto de la tierra.

Ahora toca remar contra la crisis económica, mientras intentan hacerse un hueco en un mercado cada vez más competitivo. “Ya hemos vivido momentos de crisis, pero hay que ser optimistas porque igual dentro de dos años vienen mejores tiempos. Lo que no nos va faltar es competencia y por eso tenemos que seguir confiando en un producto de calidad”, concluye Orlando Vázquez.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad