Reganosa y Enagás, enemigos íntimos, trasladan su batalla a la conexión con Madrid

stop

El ministro Soria dejó sin cerrar la planificación de las redes de transporte de gas hasta 2020, y la viabilidad futura de las plantas de Mugardos y El Musel depende de la salida a la Meseta

Planta de Reganosa en Mugardos

en A Coruña, 17 de mayo de 2016 (23:01 CET)

Los frentes judiciales que tienen abiertos tanto Reganosa, tras las sentencias del Tribunal Supremo, como el gigante Enagás, con su planta de El Musel (Gijón), no impiden que sus equipos técnicos tengan otro desvelo no menos importante, al menos en cuanto a la viabilidad futura de su negocio. Esa nueva batalla en la que están inmersas ambas compañías, clave para su negocio futuro, está en Madrid y la conexión con la Meseta.  

Ambas compañías son las únicas del sector que tienen reconocida su actividad como gestoras de la red de transporte. Y aunque son históricas las desavenencias entre Reganosa y Enagás, siempre han preferido adoptar un perfil bajo en cuanto a mostrar sus diferencias, que son explícitas y han llegado incluso a los tribunales. Ahora, el frente de batalla se traslada a Madrid.  

Las dudas de Reganosa

Fuentes del accionariado de Reganosa aluden a la planificación de gas, que tendrá que abordar el nuevo gobierno que salga de las urnas tras el 26-J, como un elemento clave para apuntalar la actividad de ambas compañías gasistas, aunque El Musel, operada por Enagás, parte en clara desventaja por todos los problemas que arrastra.  

El ministro José Manuel Soria dejó sin cerrar la planificación del gas para los próximos años, el período comprendido entre 2016 y 2020. El único que está en vigor es el plan que desarrolla las redes de transporte de electricidad y gas entre 2008 y 2016, hasta este año. Para la energía eléctrica sí que está cerrada la planificación, desde el año pasado y hasta el horizonte de 2020.  

La Audiencia Nacional interviene

La propuesta de desarrollo de las redes de transporte lo deja bien claro. Y son motivos también relacionados con los tribunales los que obligaron a dejar en el aire los planes del gas. Tradicionalmente, la planificación de las redes de transporte de electricidad y de gas natural se ha hecho conjuntamente. Sin embargo, en este ejercicio, y siguiendo el criterio establecido por la Audiencia Nacional en sus sentencias de 31 de octubre de 2012, "la parte vinculante del documento incluye únicamente el plan de desarrollo de la red de transporte de electricidad".  

"La planificación de las infraestructuras de transporte de gas natural se realizará", según la propuesta de desarrollo de la red de transporte de electricidad 2015-2020, "una vez aprobado el nuevo desarrollo reglamentario del sector de hidrocarburos, que recogerá el procedimiento para la misma". Es decir, todo en el aire.  

Una ventaja relativa

En esta batalla, que según fuentes del accionariado de Reganosa es crucial de cara al futuro, la compañía controlada por los Tojeiro y participada por la Xunta parte con cierta ventaja. En la anterior planificación energética se contemplaba el acceso desde Mugardos con la Meseta, y así se desarrollaron los ejes y ramales interiores en Galicia.  

La conexión de Reganosa con Madrid estaba incorporada al mapa de los gasoductos que amplían la capacidad de transporte y seguridad del sistema aprobados en la planificación 2008-2016. "El nuevo Eje de Galicia a Madrid, compuesto por los gasoductos Guitiriz-Lugo, Lugo-Villafranca del Bierzo, Villafranca del Bierzo-Castropodame, Castropodame-Zamora y Zamora-Algete, junto con las ampliaciones de las estaciones de compresión de Zamora y Algete, se vislumbra como un nuevo eje transversal en la zona oeste", dice el proyecto que dejó sin cerrar el ministro Soria. Las mismas fuentes del accionariado de Reganosa aseguran que Enagás, a pesar de todo ello, dará la batalla. Y, por tamaño e influencia política, está acostumbrada a ganar.  
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad