Reganosa vuelve a su récord de beneficios pero deja a Tojeiro, Xunta y Fenosa sin dividendos

stop

La junta general de la regasificadora acuerda destinar a reservas las ganancias de 15,5 millones de 2015 y, sin Gas Natural Fenosa, fuera del capital desde este año, decide no retribuir a sus accionistas 

Instalaciones de Reganosa en Mugardos

en A Coruña, 26 de octubre de 2016 (00:56 CET)

Reganosa ha dejado a dos velas a sus principales accionistas. Un récord de beneficios para la regasificadora de Mugardos que no se traduce en reparto de dividendos. Eso fue lo que sucedió el último ejercicio, el 2015, justo antes de que se firmase una reorganización accionarial en la planta gallega. Reganosa ganó el año pasado 15,5 millones de euros netos, frente a los 12 millones de ganancias en 2014. Sin embargo, decidió no repartir dividendos, cuando un año antes habían sido 4 millones los que había destinado a remunerar a sus accionistas. 

La junta general de Reganosa, celebrada en Mugardos el pasado mes de junio, aprobó algo aparentemente inusual para una compañía de su trayectoria y dimensiones: no repartir ni un euro en dividendo y engordar sus reservas voluntarias y de capitalización. En esa junta estaban representados los que son sus accionistas desde este año: el Grupo Tojeiro (28,1% para Gadisa y 22,5% para Forestal del Atlántico), la Xunta (24,3%) y el grupo australiano First State, con el 15%. Los argelinos de Sonatrach (otro 10%) no estuvieron presentes. Tampoco Gasifica, Unión Fenosa, que en enero de este año decidió salir de la compañía. 

Los acuerdos de la junta

Por tanto, Tojeiro y Xunta, a decir del acta de la junta, decidieron destinar a reservas ese beneficio récord, generado un año en el que Gasifica sí estaba en el capital. Un año antes, con fecha de 17 de junio de 2015, la junta general de accionistas de Reganosa aprobó la distribución de dividendos por importe de 4 millones euros, (frente a los 2 millones de euros repartidos en el ejercicio 2014), que fueron abonados en el propio 2015. 

Reganosa justifica en sus cuentas la decisión en determinadas limitaciones para la distribución de dividendos por cambios legales en la tributación del Impuesto de Sociedades. Por un lado, en materia fiscal,  se encontraba la introducción de un nuevo incentivo vinculado al incremento de los fondos propios. Otros dos argumentos da Reganosa:  la distribución de dividendos está sujeta a la notificación de su distribución a las entidades que firmaron en su día el crédito sindicado para poner en marcha la planta y al cumplimiento de diferentes ratios y condiciones por parte de la sociedad. 

Argumentario

Más justificaciones. El grupo apela a la legislación vigente para reiterar que "solo se podrán repartir dividendos con cargo al beneficio del ejercicio si el valor del patrimonio neto no es o, a consecuencia del reparto, no resulta ser inferior al capital social. A estos efectos, los beneficios imputados directamente al patrimonio neto no podrán ser objeto de distribución, directa ni indirecta". Esos 15,5 millones, según este argumento, haría descender el patrimonio neto de Reganosa por debajo de su capital social. 

El grupo cuenta desde este año con cuatro accionistas, después de que Unión Fenosa decidiera salir del accionariado de Reganosa, paquete con el que se hicieron, en una operación concertada, el Grupo Tojeiro y la Xunta. La administración gallega es actualmente el segundo mayor accionista de Reganosa. La Consellería de Economía compró en enero por 9 millones el 6,8%% en manos de Gasifica y alcanzó el 24,31% del accionariado. Sin embargo, no recibe remuneración por su participación en forma de dividendo. En otros años, como en 2010, Reganosa también apeló a los mismos argumentos para no repartir dividendos, pese a que había ganado unos 13,6 millones. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad