Reganosa da un respiro a Ferrolterra y mantiene beneficios en plena crisis del sector

stop

Presenta uno de los balances más saneados de las plantas españolas tras ganar 12,8 millones

Ejercicios de seguridad en la planta de Reganosa

07 de septiembre de 2014 (00:17 CET)

Están satisfechos en Reganosa, a pesar de todo. La planta regasificadora de Mugardos factura y gana menos que hace un año, pero mantiene un comportamiento ejemplar si se compara con el resto de plantas del Estado, afectadas, al igual que la gallega, por una caída del 8,1% en la demanda nacional de gas y una reducción del 32,7% en las entregas para el sector eléctrico en el último año.

En este contexto, Reganosa logró unos beneficios de 12,8 millones, inferiores a los 15,1 registrados en 2012, hasta la fecha su mejor año. La cifra de negocio, lógicamente, se contrajo, pero muy poco. Pasó de los 58,6 millones de 2012 a los 57,9 del último ejercicio. Un alivio para Ferrolterra, que vive permanentemente preocupada por el estado de salud de Navantia, después de que el parón de la construcción naval disparara el paro en laa comarca.

Mejor que la media

Reganosa no es tan popular. Crea menos empleo, emite gases de efecto invernadero y acumula una buena lista de procesos judiciales, muchos de ellos presentados por asociaciones vecinales. Pero, sin duda, su balance es más sobrio.

La comparativa lo hace evidente. Está en cabeza entre las plantas españolas por rendimiento, con un ratio de utilización del 36%, según los datos de Enagás. El indicador compara la capacidad de las instalaciones con el tiempo de actividad y sitúa a la regasificadora gallega en lo más alto del pódium entre las seis plantas del Estado junto a las instalaciones de Iberdrola en Bilbao.

Reganosa, la más pequeña de las regasificadoras españolas, también ha registrado en 2013 el mayor incremento en el mercado de cisternas de Gas Natural Licuado (GNL), un 42%, y la que menos ha reducido las entradas de Gas Natural, con una caída del 7%. Solo la planta de Sagunto ha mejorado este dato.

Gaseros

En su sexto año de actividad llegaron a la planta de Mugardos 43 buques gaseros, 27 para abastecerse de gas y otros 16 para descargas. Las tareas de regasficación han reportado a la compañía ingresos por valor de 49,1 millones de euros, un millón menos que en 2012, mientras que la actividad de transporte le ha permitido obtener otros 8,8 millones, más que el ejercicio anterior.

De esta manera, el resultado de explotación se mantuvo en los 25,2 millones, 5 millones menos que en 2012. Sin embargo, los beneficios amortiguaron el impacto de la caída en la facturación gracias al plan de reducción de costes que está llevando a cabo la regasificadora.

La Xunta, Gadisa y Abanca


Reganosa mantiene un alto nivel de endeudamiento. Es así desde su nacimiento, cuando la puesta en marcha de la planta fue financiada con un crédito sindicado concedido, entre otras entidades, por Caixa Galicia (actual Abanca) y BBVA. Ascendió a 370 millones y, por el momento, la compañía cumple a rajatabla con los pagos. El pasado año incluso se permitió la alegría de repartir un dividendo de 4 millones, pero la totalidad de las ganancias de 2013 se destinarán a reservas legales y voluntarias.

De aquel dividendo se beneficieron accionistas como Gadisa, que controla el 20,2% de la compañía, y Forestal del Atlántico, también de la familia Tojeiro, con un 16,2% de participación. La Xunta controla un 17,5% y completan el accionariado Gasifica, First State Regasificadora y Sonatrach.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad