Récord histórico de Frinsa: 27 millones de beneficio para el rey de la marca blanca

stop

La familia del incombustible Ramiro Carregal se embolsa 21 millones en dividendos en los últimos tres años

Rubén Rodríguez

El empresario Ramiro Carregal (c), entrega al doctor Carlos López Otín (d) el tercer Premio Internacional de Investigación Oncológica, "Ramiro Carregal"
El empresario Ramiro Carregal (c), entrega al doctor Carlos López Otín (d) el tercer Premio Internacional de Investigación Oncológica, "Ramiro Carregal"

en A Coruña, 23 de agosto de 2015 (22:39 CET)

Su nombre está en regatas, en calles y en múltiples premios y reconocimientos. Ramiro Carregal lleva a la conservera Frinsa de récord en récord, como si la crisis nunca hubiera sucedido. En 2013 fue un récord de ventas para la compañía de Ribeira, con 438 millones de facturación. En 2014 cayó el récord de beneficios, alcanzando un resultado positivo de 27,1 millones, 10 millones más que en el ejercicio precedente. La empresa que se hizo grande surtiendo de marca blanca a las grandes distribuidoras, toda una institución en Ribeira, ha triplicado sus ganancias desde 2012.

El útimo ha sido un año de cambio. Frinsa vendió más en el mercado extranjero, 221 millones, que en el español, 190,8 millones. Unas cifras que le permiten sostener una plantilla de 368 trabajadores a cierre de 2014, 40 más que a comienzos del curso. Ramiro Carregal es un referente por eso, por el empleo. Pero tambiéns por su capacidad para mantenerse al frente, como presidente y administrador único, pese a su avanzada edad; y porque siempre que puede hace una carantoña a Galicia, a Ribeira o a Vilagarcía. Hasta en la memoria de las cuentas anuales de Frinsa recuerda que "los gastos de personal aumentaron un 3,51% en relación al ejercicio anterior, lo que es un claro indicativo del compromiso de Frinsa del Noroeste por su tierra y de que no nos falta carga de trabajo".

Dividendos por todas partes

La empresa, que también pone en el mercado las marcas Ribeira y Frinsa, está totalmente controlada por Ramiro Carregal (64% de las acciones) y su hijo Jorge Carregal Varela (35%). En los últimos años ha repartido dividendos por valor de 21 millones, dos de 3 millones cada uno en 2013, otros dos de 6 millones en 2014, el último de ellos cobrado en enero de este año. En 2012 se repartieron otros 3 millones. Por facturación individual, sin tener en cuenta las cifras consolidadas de los grupos, Frinsa está entre las 20 mayores empresas de Galicia.

Ese es el secreto de Ribeira, pero ¿cuál es el secreto de Frinsa? Su política para afrontar la crisis no ha sido muy distinta a la de otras empresas. "La compañía mantiene la contención de gastos --incluidas por suspuesto las compras-- que están dando buenos resultados en los últimos años y el control del proceso productivo, tanto en lo que se refiere a costes como en calidad, puntualidad y atención", dice la memoria anual firmada por el propio Ramiro Carregal.

En este sentido, Frinsa se ha hecho con un 20% de Conservas Lago Paganini, la conservera de O Morrazo que ya era proveedor de la compañía de Ribeira, según la memoria de ejercicio. Para ello, desembolsó 680.00 euros.

Reducción de gastos

Con todo, el negocio conservero de Frinsa decayó, facturando 30 millones menos que en 2013, aunque se vio compensado en parte por los 9,5 millones –dos millones más-- de las ventas de energía. Ha sido sobre todo el ahorro de gastos en aprovisionamiento el que ha impulsado el beneficio. El consumo de materias primas se redujo en 50 millones en un año.

"Creemos que la gestión ha sido francamente buena: hemos aumentado los fondos propios (31,8%), y el patrimonio neto (30%). (...) El aumento del fondo de maniobra, que al cierre asciende a a más de 45,7 millones, ha sido del 12,8% a pesar de las inversiones realizadas. Dichos resultados son a todas luces más que buenos en el entorno en el que nos movemos", dice Ramiro Carregal, que va camino de su 89 cumpleaños.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad