Manuel García Pardo, CEO de Greenalia

Récord de Greenalia: pulveriza los 200 millones de valor en bolsa

La compañía coruñesa supera por primera vez los 200 millones de capitalización y se consolida en el podio de las mayores empresas del MAB

Nuevo salto de Greenalia. La compañía coruñesa acaba de superar, por primera vez en su historia, la barrera psicológica de los 200 millones de euros de capitalización bursátil.

Las acciones de la firma capitaneada por Manuel García Pardo registran este mediodía una subida del 3,7% y se encaraman hasta los 9,7 euros, lo que deja su valor en bolsa en el nivel de los 206 millones de euros.

Con este nuevo avance, Greenalia ya se dispara un 35,6% en los últimos siete días y se afianza en el podio de las mayores empresas del Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Su valor en bolsa tan solo es superado por los 405,9 millones de euros de la también verde Grenergy y los 343,4 millones de euros de Proeduca Altus. Por debajo de la compañía coruñesa se sitúan Holaluz, que desembarcó en bolsa esta misma semana y ya vale 205,1 millones de euros, y la también gallega Altia, que ocupa el quinto puesto de esta clasificación con una capitalización de 132,1 millones de euros.

Su planta de Curtis, en pruebas

Greenalia alcanza un nuevo hito en su etapa en la bolsa española mientras acelera los plazos para poner en marcha su planta de biomasa en Teixeiro (Curtis).

La compañía ya ha iniciado la fase de pruebas en estas instalaciones de 50 megavatios de potencia con la expectativa de que entren en funcionamiento el próximo mes de marzo. Solo de esta planta obtendrá unos ingresos por valor de 910 millones de euros por la venta de energía durante un periodo de 25 años, a los que se suman los otros 295 millones de euros que ingresarán otras empresas del grupo por el suministro de la biomasa forestal.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad