Una empresa reclama 15,4 millones a la Xunta por incluir sus fincas en Red Natura

Reclama 15,6 millones a la Xunta por incluir sus fincas en Red Natura

Una empresa exige una indemnización de 15,6 millones a la Xunta en compensación a los perjuicios sufridos por la inclusión de sus fincas en Red Natura 2000

Una empresa dedicada a la ganadería y la agricultura reclama a la Xunta 15,6 millones por los perjuicios derivados de la inclusión de sus fincas en el Plan Director Red Natura 2000. Piccolo Rancho, con domicilio en Pontevedra, entiende que se ha visto perjudicada por la figura de protección en dos aspectos: por un lado, las pérdidas por afección a la explotación de ganado de monte; y, por otro, la disminución del valor de los terrenos ante la pérdida de las posibilidades para el desarrollo de actividad agraria.

El administrador de la sociedad, Aladino Barros, aseguró en declaraciones a La Voz de Galicia en 2013 que la empresa contaba con 3.000 hectáreas en la provincia de Lugo dedicadas a la cría de vacuno, las plantaciones de cereales y la actividad forestal. Las parcelas incluidas en la demanda se encuentran en el concello lucense de Muras.

Piccolo Rancho reclamó la indemnización en primer término por vía administrativa y acabó por acudir a los tribunales tras la negativa del Gobierno gallego a atender su demanda. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia emitió el pasado abril sentencia desestimatoria de la reclamación de la empresa, a la que solo le queda recurrir en casación al Supremo para mantener vivo el litigo.

El Superior no ve probado el daño 

La Sala de lo Contencioso consideró que, por una parte, la inclusión de los terrenos en al Plan Director Red Natura 2000 no supuso cambio significativo alguno para la actividad de Piccolo Rancho, pues las parcelas ya se encontraban bajo figuras de protección. “Cabe deducir que la entrada en vigor del Plan Director de la Red Natura 2000 no supuso ninguna limitación específica y exclusiva para el aprovechamiento de las parcelas propiedad de la reclamante que no estuviera contemplada en la legislación vigente con anterioridad”, zanja el tribunal.

Además, los magistrados concluyen que la empresa no acredita el daño efectivo infringido, dicho de otra forma, no prueba que “la realización de una efectiva explotación de ganado en los terrenos. “Es de destacar que en el informe pericial se parte de datos relativos, no a la concreta explotación ganadera del reclamante, sino a la carga ganadera de pastizales, mejorados o arbustivos, en zonas medio altas y altas como las de las fincas de la recurrente, y con ganado autóctono de raza rubia gallega o cruzada y a la producción de carne para los pastizales (mejorados o arbustivos) en estas zonas, sin que consten labores de mejora de pasto en ellos, ni siquiera que la demandante tuviera previsión de acometer tales labores con anterioridad a la mencionada entrada en vigor, que se viese posteriormente frustrada", añade la Sala.

Llueve sobre mojado en Muras

Piccolo Rancho alegaba que la inclusión en Red Natura impedía o restringía los movimientos de tierra, las plantaciones de eucalipto, las cotas de madera, la siembra de cereales, la percepción de ayudas o los arrendamientos para la explotación extensiva o intensiva de ganado, además de hacer inútiles las inversiones en maquinaria y construcciones ya realizadas.

Sin embargo, sus pretensiones no fueron estimadas en la segunda sentencia que recibe el municipio lucense en el mismo sentido. En febrero, un vecino de la localidad con 23 parcelas incluidas en Red Natura vio como el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia desestimaba su reclamación de 370.000 euros con los mismos argumentos, ni consideraba probado el daño ni veía cambios en el nivel de protección por la entrada en vigor del Plan Director. 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad