Rechazo multitudinario a la mina de oro

stop

Un millar de personas se movilizan contra el proyecto de Edgewater en Corcoesto

Protesta en contra de la mina de oro en Corcoesto

14 de abril de 2013 (17:43 CET)

Centenares de personas --más de un millar según la organización-- convocadas por distintas plataformas y asociaciones de vecinos, han rechazado en una manifestación por las calles del municipio coruñés de Carballo la puesta en marcha de la mina de oro de Corcoesto.

La marcha estuvo encabezada por el escritor Manuel Rivas, que advirtió que el proyecto de la empresa canadiense Edgewater Exploration "dejará una herida en la zona que no cicatrizará nunca". "Basta con ir a Google para ver las dimensiones de la barbaridad que se quiere cometer en Corcoesto. Esta mina dejará una herida que no va a cicatrizar nunca, es una peste que quieren envolver en celofán", ha asegurado el escritor y miembro de la Real Academia Galega.

“El agua no se vende”

La manifestación ha partido a las 12.30 horas, media hora más tarde de lo previsto debido a que la otra marcha convocada en la zona, en defensa de la devolución del dinero de las participaciones preferentes, aún no había terminado.

Durante el recorrido, los asistentes han mostrado su "enérgico rechazo" a esta mina a través de consignas como el agua no se vende, se defiende o aire puro sin arsénico ni cianuro pues, como ha explicado Braulio Amaro de la Plataforma en Defensa de Corcoesto e Bergantiños, empleará una "gran cantidad de cianuro que afectará al agua y a los terrenos de toda la comarca" --1,49 toneladas diarias durante los 365 días del año y durante los más de 8 años de explotación previstos por la empresa--.

Apoyos


Las plataformas contrarias a la mina, como la Plataforma pola Defensa de Corcoesto o Salvemos Cabana, han ido sumando apoyos a medida que avanzaba la tramitación del proyecto en los despachos de la Xunta --Edgewater todavía está pendiente de la autorización definitiva del Gobierno gallego--. Además de los sindicatos agrarios, también se han manifestado contra el proyecto fuerzas políticas, como AGE o BNG, o el sindicato Comisiones Obreras.

Recientemente, la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, también ha abierto una investigación de oficio en la que analiza el impacto ambiental que tendrá la explotación, preocupada por los niveles de arsénico presentes en la zona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad