R, sobre Euskaltel: la integración "va muy bien y nos está reforzando a los dos"

stop

La empresa gallega presenta un nuevo plan de negocio para su filial Cinfo, que incorpora nuevos socios y se lanza a por los mercados internacionales

Antonio Rodríguez del Corral, nuevo director de Innovación y Desarrollo de Negocio de Euskaltel

en A Coruña, 13 de enero de 2016 (12:24 CET)

Cinfo, la filial de R especializada en vídeo inteligente y descubrimiento de contenidos, se lanza a la conquista del mundo. Tras la reciente adquisición de la startup gallega Syntheractive, nacida en la Universidad de A Coruña en 2011 y con la que llevaba años colaborando en proyectos de I D, y la entrada de nuevos socios en el capital, la empresa pone en marcha un ambicioso plan de crecimiento que irá perfilando en los primeros meses del año.

El gerente de desarrollo de negocio de R y presidente de Cinfo, Antonio Rodríguez del Corral, explica a Economía Digital que, aunque la operación se fraguó en octubre, no se ha querido anunciar hasta ahora ya que, al coincidir en el tiempo con la integración de R y Euskaltel, "resultaba un poco confuso". Además, apunta que "desde el 1 de enero Cinfo y Syntheractive operan ya con la misma estructura de gestión y una misma cuenta de resultados".

Rodríguez del Corral destaca que la operación, que se realizó cuando R era aún independiente, ha sido respaldada por Euskaltel, lo que pone de manifiesto la similitud de culturas corporativas de ambas compañías. En este sentido, indica que el proceso de integración "va muy bien" y está permitiendo a las dos empresas "reforzarnos mutuamente" y trabajar en "apuntalar los vectores de crecimiento", como puede ser el caso de Cinfo.

Plan de negocio

Euskaltel y R son dos de los clientes de Cinfo, pero no los únicos. Su idea es que cada vez tengan menor protagonismo en su facturación, que junto con Syntheractive supera los dos millones de euros. "Nuestro interés no es que Cinfo facture dos millones, sino que facture 20 o 30", aclara el responsable de desarrollo de negocio de R.

Para ello reconoce que la empresa "probablemente necesite más movimientos en su capital para continuar". Aunque no tienen prevista la entrada de nuevos accionistas a corto plazo, aseguran que ya están trabajando en el desarrollo de un plan de negocio que esperan concretar en el primer trimestre del año en el que fijarán también las metas de su crecimiento para los próximos ejercicios.

Cambios en el consejo

El primer movimiento ya se produjo con la entrada de Cloudtech Inversiones en el capital de Cinfo con el 20% de las acciones después de que la empresa ampliase capital en 50.025 euros, hasta los 250.250 euros. R mantiene una participación de control reforzada del 67,2%.

El cambio en el consejo de Cinfo, como señala su presidente, era una operación ya prevista que responde al cambio de orientación de la compañía de pymes hacia el gran cliente. Además, esos nuevos accionistas "aportan mucho valor en la parte de comercialización" y refuerzan la apuesta de la compañía por seguir compitiendo en los mercados más punteros del mundo.

Los nuevos movimientos pueden responder al interés de clientes por participar en el capital de Cinfo, pero también a reflejar los últimos cambios en la estructura de su matriz, como la compra por parte de Euskaltel o la marcha de su consejero delegado, Arturo Dopico, que mantiene su puesto en el consejo de la filial.

Mercados

Le empresa coruñesa es, a día de hoy, uno de los principales proveedores españoles de metadatos. Tiene en marcha importantes alianzas con empresas del sector, lo que le permite sumar recursos para el desarrollo de proyectos y servicios. Sus productos más destacados se basan en tecnología de vídeo inteligente, con aplicaciones de vídeo multicámara en entornos deportivos, de seguridad, emergencias y culturales.

Antonio Rodríguez resalta que la empresa cuenta con una propiedad intelectual "de altísimo valor" que tiene demanda global. "Las patentes y la tecnología son de primera y en cuanto los mercados lo ven, lo quieren", afirma.

En la actualidad se centran en colocar el producto a grandes empresas de telecomunicaciones y audiovisuales interesadas en la tecnología, pero su objetivo es que cualquiera, en cualquier parte del mundo, pueda utilizar la tecnología sin necesidad de un proyecto de implantación complejo. Es una meta que, como reconoce, es "más difícil, pero más interesante a largo plazo". Para ello es necesario cambiar de escala, pasar del cliente corporativo al cliente mundial. Ésta será una parte importante del nuevo plan de negocio de la compañía. "La tecnología lo soporta. Cierto es que requiere inversiones adicionales, pero es parte del desarrollo y la innovación de la compañía".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad