Sede de R en A Coruña

R, la joya de Euskaltel, gana más con menos ventas y clientes

stop

R, filial gallega de Euskaltel, genera un dividendo de 31 millones a su propietaria, con un exceso de liquidez que supera los 150 millones

A Coruña, 18 de mayo de 2018 (04:55 CET)

R se ha convertido en la indiscutible joya de la corona de Euskaltel, el grupo vasco que adquirió la operadora de cable gallega en 2015. Frente a la digestión de la asturiana Telecable, que el grupo compró el año pasado, la trayectoria de R, en su día impulsada por las cajas gallegas, Unión Fenosa y varios medios, establece un rumbo de beneficios constantes. Y eso que sus ventas y su número de clientes se han resentido el último año.

R, con una plantilla similar, situada en 196 trabajadores, tuvo el año pasado un resultado de explotación, derivado de su propio negocio, de 65 millones de euros, prácticamente idéntico al que había logrado un año antes. Su beneficio neto, descontados deterioros, gastos financieros e impuestos, fue el año pasado de 34,4 millones, por encima de los 33,5 millones firmados en 2016.

Motor de beneficios

De acuerdo con las cuentas de la compañía, R incrementó el año pasado su beneficio antes de impuestos hasta los 45,8 millones (en 2016 habían sido 43,3 millones). Y todo ello con un sensible retroceso en sus ventas, que corresponden básicamente con la prestación de servicios. El año pasado R ingresó 239,6 millones, frente a los 244,7 millones obtenidos un año antes.

La pérdida de clientes explica esta tendencia en cuanto a ingresos, que sin embargo no impide que el beneficio crezca. ¿Cuál es el motivo? Pues el margen sobre ingresos obtenido por la compañía, clave de la eficiencia. El margen sobre ingresos de R se situó el año pasado en el 50,1% (46,8% en el ejercicio 2016), "lo que demuestra el éxito en la gestión de costes operativos y en las medidas de eficiencia puestas en marcha con el proceso de integración con Euskaltel y de la obtención de sinergias en el ejercicio 2017", según explican en su memoria los administradores de R.

El fuerte de la tesorería

La compañía gallega, que se mantiene como filial aunque consolida con las cuentas de Euskaltel, aportó un dividendo a su matriz de 31 millones de euros, prácticamente todo lo que ganó, frente a los 27 millones que había ingresado Euskaltel por los beneficios de R en 2016.  El exceso de liquidez que presenta la compañía gallega se sitúa en 150,8 millones, fruto de la gestión de su tesorería.

Las inversiones del periodo, sin embargo, se han resentido, al destinarse a nuevos proyectos 40 millones de euros, inferiores en 6,2 millones de euros a las del ejercicio anterior. Las inversiones asociadas a clientes, por ejemplo, se han reducido un 17% respecto al año anterior "porque ha sido necesario un menor nivel de inversión asociado a proyectos relevantes de gran cliente", justifica la compañía.

Las inversiones de nuevos despliegues de red de R se han incrementado un 63%, un total 1,8 millones respecto a 2016, al iniciarse el año pasado nuevos proyectos de despliegue de infraestructuras de banda ancha financiados por la Xunta de Galicia, sobre todo en polígonos industriales.

Pérdida de clientes

La presión competitiva de los últimos años ha provocado un incremento importante de las bajas de clientes: "De los 249.983 clientes residenciales del 2016 hemos pasado a 232.470 clientes en 2017, un 7% menos", explican desde R. En banda ancha el año ha acabado con 161.684 clientes (descenso de 8.685 clientes sobre el 2016, un 5,1% menos) y en televisión los clientes a finales del 2017 ascienden a 115.154, con un retroceso de 5.193 sobre el 2016, un 4,3% menos.  

En comunicaciones móviles, aunque el porcentaje de clientes con móvil se ha incrementado (81,9% en 2016 frente a un 82,8% en 2017), ha habido disminución del número de productos contratados con la compañía gallega.

Hemeroteca

Euskaltel
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad