R crea 'in extremis' el primer comité de empresa de su historia ante el desembarco de Euskaltel

stop

Se constituirá este jueves, a las 18.15 horas, formado por cinco delegados de UGT y CC.OO y otros cinco independientes

Arturo Dopico, ex consejero delegado de R, y  Alberto García Erauzkin, presidente de Euskaltel

en A Coruña, 02 de diciembre de 2015 (22:35 CET)

El aterrizaje de Euskaltel en la torre de control de la cablera gallega R y la salida de Arturo Dopico, histórico consejero delegado de la firma, coincidirá con la creación del primer comité de empresa en la historia de la empresa. La plantilla se protege ante la llegada de los nuevos dueños, que este miércoles se reúnen con los delegados sindicales elegidos el pasado 17 de noviembre para la primera toma de contacto. Tiene pendiente la operadora vasca explicar quién se hará cargo del día a día de la compañía en sustitución de Dopico.

El encuentro se producirá antes de que esté conformado el comité de empresa de R, a pesar de que Euskaltel había metido prisa a los trabajadores para tener un interlocutor con la plantilla. Se constituirá a las 6.15 de la tarde y estará formado por cinco delegados de UGT y CC.OO. y otros cinco independientes. En esa misma asamblea, se decidirá el presidente.

La plantilla, expectante

La creación del primer comité de empresa de R tiene como detonante la compra de la empresa gallega por parte de Euskaltel. "Hasta ahora, los trabajadores no lo consideraron necesario. En cuanto se supo la posibilidad de la compra, se pusieron en contacto con nosotros para impulsar su creación", explican en CC.OO.

La extraña situación, provoca que la plantilla no tenga un convenio colectivo, algo que sí sucede en el caso de Euskaltel, con vigencia hasta 2018. Esa negociación será la primera batalla de los sindicatos, que a pesar de las buenas palabras de la compañía vasca –que aseguró que se mantendría estructura y plantilla-- temen un recorte de personal, por las duplicidades que se puedan producir con su propia estructura, o un empeoramiento de las condiciones laborales.

La empresa ha sido cuestionada en el Parlamento vasco por externalizar servicios, que tuvo como consecuencia una reducción de la plantilla. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad