Quién es quién en la junta de accionistas de Pescanova

stop

El proceso que se celebra el próximo día 12 centra la atención de la administración concursal y la banca acreedora, ya que de la cita saldrá el nuevo presidente de la pesquera

De izquierda a derecha, Juan Manuel Urgoiti, Demetrio Carceller, Manuel Fernández de Sousa y Francisco Paz-Andrade

08 de septiembre de 2013 (01:01 CET)

El próximo 12 de septiembre se celebra la junta de accionistas de Pescanova. Una cita compleja por el momento, con la entidad en concurso de acreedores y con un agujero patrimonial que Deloitte cifra en más de 1.600 millones de euros, y porque de ella ha de salir el nuevo presidente de Pescanova. Sobre la mesa hay tres propuestas. La que hará el ex presidente Manuel Fernández de Sousa, la del grupo Damm, de Demetrio Carceller y la del fondo Cartesian, que cuenta con el respaldo de accionistas minoritarios.

El proceso es escrutado con lupa por la actual administradora concursal de Pescanova, Deloitte, y por la banca acreedora. Estos serán los protagonistas de esa jornada:

Manuel Fernández de Sousa: Para muchos, el principal responsable de la crisis de Pescanova. Presidente de la pesquera hasta su dimisión en julio de este año, sigue siendo consejero y máximo accionista de la compañía. Tiene intención de presentar una propuesta de consejo de administración en la junta de accionistas, aunque tiene muchos factores en contra. El juez Ruz, de la Audiencia Nacional, le ha imputado diversos delitos como uso de información relevante, falseamiento de información económico financiera, falseamiento de cuentas anuales y estafa. Le ha impuesto una fianza de 178 millones de euros. A sus supuestos delitos podría engrosarse el de alzamiento de bienes, por tratar de desviar cinco millones desde una cuenta de Portugal a China. Si el juez del mercantil número 1 de Pontevedra declara culpable el concurso de acreedores, De Sousa podría acabar inhabilitado por un período que podría alcanzar los 15 años.

Alfonso Paz Andrade: Consejero de Pescanova, es otro de los principales imputados por el juez Ruz por la crisis de Pescanova. El magistrado le pide 125 millones de fianza y le imputa los delitos de falseamiento de información económico financiera y uso de información fraudulenta. Entre enero y febrero, un mes antes de que estallase la crisis de la pesquera, vendió casi 350.000 acciones de la multinacional con lo que se evitó unas pérdidas de 3,4 millones de euros. Accionista y consejero desde 2007, a lo largo de los años ha tenido serias desavenencias con Sousa, pero también es cierto que ha llevado junto a él el timón de la compañía durante casi tres décadas. En el último consejo de administración presidido por Fernández de Sousa, este lo señaló como futuro nuevo presidente de la compañía. Paz-Andrade aseguró que sólo aceptaría en caso de que su nombre fuese escogido por unanimidad.

Demetrio Carceller: Presidente de la cervecera Damm y segundo accionista de la compañía, después de Fernández de Sousa. Ha liderado, desde el inicio de la crisis de Pescanova, el sector crítico con el ex presidente. A través de su hermano, José Carceller, consejero, trató de revocar en varias ocasiones al empresario gallego cuando aún era presidente. Su negativa a firmar las cuentas de 2012, en febrero de este año, fue la que propició la salida a la luz de la crisis de la pesquera. Diversas fuentes le atribuyen desde el principio interés por llegar a presidir Pescanova. Todo un tiburón financiero, es socio en su grupo de empresas de Oetker, líder en Alemania en el segmento de los congelados y el transporte marítimo. Carceller ha impulsado una propuesta de consejo de administración de cara a la junta de accionista. En su lista está presente su hermano, José Carceller, y el fondo Luxempart, su aliado desde el principio de la crisis de la multinacional. Hay cuatro independientes, de entre los que quiere que salga el nuevo presidente.

Juan Manuel Urgoiti: Ha sido uno de los últimos actores en sumarse a la trama, pero su papel no es por ello menos importante. El ex presidente de Banco Gallego, ex vicepresidente de Acciona y actual consejero de Inditex tiene todas las papeletas para que Damm lo proponga como futuro presidente de Pescanova en la lista de consejeros que planteará a la junta general de accionistas. Será uno de los cuatro consejeros independientes que Carceller quiere que figuren en el máximo órgano de decisió de Pescanova, junto a Yago Méndez, Luis Ángel Sánchez y Ángel Legara.

Carolina Masaveu: Es la gran incógnita de cara a la cita del 12 de septiembre. Es una de las herederas de la famosa saga empresarial asturiana Masaveu. Su relación con el sector pesquero es prácticamente nula, ya que hasta ahora era conocida por regentar una galería de arte en Madrid. No obstante, este agosto emergió como una de las accionistas significativas de Pescanova al hacerse con el 3,7% del capital. Diversas fuentes aseguran que dará su apoyo a la propuesta de Damm y el fondo Luxempart, aunque de forma oficial, una y otra parte afirman no haber mantenido negociaciones con ella. La postura que adopte en la junta de accionistas será importante, pero no decisiva. Si finalmente apoya a Damm, la candidatura de Carceller sumaría un insuficiente 16% del capital.

Cartesian: El fondo estadounidense quiere hacerse con el control de Pescanova. Cuenta con el apoyo de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios (Aemec) y con su 5% en el capital de la pesquera a través de Silicon Metals. Sus aspiraciones no son pocas. Dice que puede conseguir una representación del 25% del capital en la junta de accionistas. Asegura que en la lista que presentará el próximo jueves no habrá rastro de ningún consejero de la etapa anterior.

José Manuel Otero Novas y Baldomero Falcones: Un ex ministro de Adolfo Suárez fuertemente ligado al empresariado vigués y un ex presidente de FCC. Son los nombres que baraja Cartesian para que aspiren a presidir Pescanova, según adelantó Expansión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad