¿Quién controla el mercado gallego del cemento?

stop

Masaveu y Cimpor se reestructuran ante las malas perspectivas que acechan al sector

Protesta de los trabajadores de Cementos Cosmos en Lugo | CIG

29 de marzo de 2013 (20:27 CET)

El desplome de la construcción ha provocado no pocos desajustes en la actividad de las cementeras que operan en Galicia. El más conocido se produjo en la planta de Cementos Cosmos en Oural, que dejará su actividad productiva reducida a tres meses al año tras un expediente de regulación de empleo (ERE) que implica 28 despidos y 30 traslados a la planta de la compañía en Toral de los Vados (León). Cosmos ha sido uno de los damnificados de las dificultades que atraviesa Corporación Noroeste, holding con sede en Vigo, del que cuelgan una veintena de cementeras repartidas por toda la península y que controla la multinacional brasileña Votorantim, con el 94,8% del accionariado de su matriz, Cimentos de Portugal (Cimpor).

Corporación Noroeste, el grupo de origen gallego, registró unas pérdidas de 22,8 millones en 2011, incrementando los números rojos desde los 12,3 millones del ejercicio precedente. El ajuste en la cementera de Oural se produce, según manifestó Votorantim, a raíz de las malas perspectivas para el sector. Para los ejercicios de 2013 y 2014, según las estimaciones de la patronal Oficemen, la producción de las plantas españolas estará cerca de los nueve millones de toneladas, cifra muy inferior a “los 56 millones de toneladas de cemento registrada en el año 2007”, advirtió en un comunicado.

El grupo Masaveu

El repliegue de Cementos Cosmos a la espera de que mejoren las perspectivas del sector --el consumo de cemento cayó un 25% en el mes de febrero y acumula un descenso del 70% desde el inicio de la crisis, según datos de Oficemen-- podría allanar el camino para el Grupo Masaveu en Galicia. La corporación de origen asturiano, con un negocio muy diversificado que incluye inmobiliarias (Masaveu Inmobiliaria), bodegas o aparcamientos, se elevó como la mayor cementera del noroeste, con una cuota de mercado superior al 40% durante el 2010.

En esta época, Cementos Tudela Veguín, del grupo Masaveu, compran la molienda de Occidentales en Narón (A Coruña), con la que esperaban aumentar una cuota de mercado en Galicia que se situaba entre el 30 y el 40%, todavía por debajo de Cimpor. De la cementera creada por Elías Masaveu Rivell, cuelga también la fábrica Tudela Veguín de la Robla, en León.

Los negocios gallegos de la corporación incluyen, además de la molienda de clínker coruñesa, General de Hormigones (Gedhosa), Galaica de Morteros en O Porriño, una cantera en Silleda, tres parkings en Pontevedra, Vigo y Ferrol, y Bodegas Fillaboa en Salvaterra do Miño.

Reestructuración y ERE


El grupo asturiano no ha sido ajeno a la crisis, sobre todo en lo que a las empresas dedicadas a la producción de cemento y otros materiales destinados a la construcción se refiere. Recientemente, ha reorganizado su estructura para simplificar su organigrama y reducir costes de gestión. Un proceso que está acometiendo la práctica totalidad del sector en el Estado, desde el grupo Portland Valderrivas a Cemex España.

En el último año, Masaveu se ha visto obligada a aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) en su filial de hormigones en Galicia Gedhosa, que se resolvió de la mejor manera. Según transmite el sindicato CIG, se extinguieron nueve puestos de empleo, “en su mayoría, marchas voluntarias y en condiciones muy por encima de las establecidas por la Reforma Laboral”. “La negociación fue muy sencilla y muy positiva, en la que se atendieron todas las reivindicaciones de los trabajadores”, aseguran.

Según las mismas fuentes, la empresa calcula que crecerá en torno al 22% en Galicia en los próximos dos años, pero que no podrá llegar a las cifras de 2010, su año récord en la comunidad.

¿Reparto del mercado?

En este escenario, entre los sindicatos de Cementos Cosmos en Galicia se comienza a hablar de un posible reparto del mercado entre Votorantim y Masaveu. Los conglomerados son socios en la compañía Cementos de las Islas Canarias (CEISA), participada al 50% por Corporación Noroeste y el grupo asturiano.

Lo cierto es que los ajustes parecen estar lejos de acabarse. Las empresas continúan redefiniendo posiciones para corregir las expectativas negativas que amenazan al sector. Masaveu ha mantenido en la crisis el pulso inversor, cerrando el 2012 con la adquisición del 50% de la compañía cementera brasileña Cimento Verde do Brasil (CVB) al Grupo Ferroeste. La misma línea ha mantenido en la apertura de 2013. A comienzos de marzo ha firmado un acuerdo con Liberbank para unir sus participaciones de la eléctrica portuguesa EDP, de la que pasarán a controlar el 6,18% del capital, valorado en 500 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad