Los trabajadores de la planta de Alcoa en A Coruña se encerraron este martes en la sede de la Delegación del Gobierno / EFE

Quantum se entromete en la venta de las antiguas plantas de Alcoa

El grupo alemán, finalista en la puja por las plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés que ganó Parter, reitera su interés por la factoría asturiana

Las antiguas plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés vuelven al punto cero. La venta por parte del fondo suizo Parter a Grupo Industrial Riesgo ha devuelto la incertidumbre sobre el futuro de las factorías, que la multinacional norteamericana traspasó en julio del año pasado en un proceso que estuvo tutelado por el Gobierno central.

Ahora, la compañía ha notificado a Parter que la reventa de las instalaciones incumple el acuerdo que firmaron entonces y que establecía la continuidad de la plantilla –más de 600 trabajadores—y de las condiciones laborales durante dos años, además del desarrollo de un plan industrial para el que Alcoa concedió millonarias ayudas.

Sin embargo, Parter consumó la venta de las factorías apenas nueve meses después de cerrar aquella operación, lo que para Alcoa constituye un incumplimiento del acuerdo.

En este contexto ha irrumpido otro fondo, Quantum Capital, que al igual que Parter y Riesgo había competido en la puja por quedarse con las factorías. El fondo manifestó este lunes que se ofrece a ser parte de la solución y que sigue manteniendo su interés por convertir la antigua planta de Alcoa en Avilés en el primer centro de reciclado de aluminio de Europa y que está en disposición de ayudar a todas las partes implicadas en encontrar una solución válida.

Nada dice de la planta de A Coruña, si bien en el proceso de venta aseguró a última hora que estaba dispuesto a adquirir las dos. El fondo dice que el plan industrial de Parter se ha demostrado inexistente".

El proyecto de Quantum

El plan de Quantum implicaba la incorporación de la planta de Avilés al grupo industrial del aluminio que tiene en Europa, (Leichtmetall y Slim) con 800 millones de facturación y presencia fabril en tres diferentes países europeos: Alemania, Francia e Italia. Esta estructura aseguraba desde el principio, según la empresa, el 60% de las ventas de la nueva compañía dentro del propio grupo del aluminio de Quantum, sin depender de Alcoa.

"El plan industrial de Quantum contaba con un programa de inversiones y no estaba sujeto al precio de la energía ni a subvenciones de ningún tipo", sostienen desde la compañía alemana.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad