Puig ya es el segundo accionista de las grandes del textil gallego: Lonia y Adolfo Domínguez

stop

La compañía catalana, con un 14% en la firma del modisto ourensano, se hace con un 25% de la empresa de sus hermanos

Tienda de Carolina Herrera (Textil Lonia) al lado de Adolfo Domínguez

26 de septiembre de 2014 (21:24 CET)

La firma catalana de cosmética Puig es ya la segunda accionista de dos de las mayores compañías textiles de Galicia tras Inditex: Adolfo Domínguez y Textil Lonia. De la primera tiene un 14,8% de su capital. De la segunda el 25% tras hacerse pública la compra del paquete que poseía LVMH. El importe de la transacción no ha sido revelado.

La casualidad ha hecho que la firma catalana sea accionista significativa de dos empresas pilotadas por la familia Domínguez, con sede en Ourense y enfrentadas entre sí. Y es que Textil Lonia está capitaneada por los hermanos del modisto Adolfo Domínguez, Jesús, Josefina y Francisco Javier.

Cifra secreta

Su facturación al alza ha colocado a Lonia como la segunda empresa textil de Galicia. Las ventas del grupo el año pasado se acercaron hasta los 254 millones de euros. La relación de Puig con la enseña con base en Pereiro de Aguiar no es nueva ya que la catalana es propietaria de la marca Carolina Herrera, y Lonia explota la firma CH Carolina Herrera desde hace años (además de Purificación García).

El grupo no ha querido revelar cuánto le ha costado hacerse con el 25% de Lonia en manos de LVHM. El grupo francés tasó su participación en 40 millones de euros, que la propia textil de los hermanos Domínguez elevó hasta los 125 millones, según Expansión.

Consejeros

Aunque fuentes de Puig explican que por el momento no hay nada decidido, su posición como segundo mayor accionista por detrás de los Domínguez hace pensar que ocuparán un sillón en el consejo de administración.

En Adolfo Domínguez, Puig ocupa un asiento en el consejo de administración representado por José Luis Nueno desde 2001. Un año antes entró en el grupo, haciéndose con un 9,1% de su capital tras la absorción de Myrurgia. Antes de eso, ya colaboraba con la firma al llevar la producción y distribución de varios de los perfumes del modisto ourensano.

Buena relación con Adolfo Domínguez

Un año después, Puig apoyó a Adolfo Domínguez cuando Cortefiel lanzó una OPA hostil sobre el grupo gallego para hacerse con su control ofreciendo nueve euros por acción. Puig reaccionó elevando su participación del 9,45% al 11,05%.

Su cuota de poder siguió creciendo hasta el 15,01%, que el pasado año redujo al 14,8% debido a la ampliación de capital de 500.000 euros con la que se incorporó como accionista el nuevo director general de la firma, Estanislao Carpio.

Desinversión

Ahora Puig compatibilizará su puesto como segundo accionista en dos grupos textiles históricos gallegos y que, por otra parte, se enfrentaron tras la salida de los hermanos de Adolfo Domínguez del grupo textil. Precisamente su marcha, fue uno de los motivos que impulsó al empresario a sacar a bolsa su compañía.

Este viernes se conocía también la noticia de que Puig no sólo entraba en Lonia, sino que se desprendía de la firma de cosmética francesa Payot, que vende a un grupo de inversores privados. Desde el grupo catalán descartaron más salidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad