Pufo de 85 millones de Vulcano y Factoría Naval a Bankia y Santander

stop

Tras conceder préstamos para su construcción, ambas entidades buscan comprador para dos barcos inconclusos y amarrados en los astilleros gallegos

Ana Patricia Botín y José Ignacio Gorigolzarri

en Vigo, 04 de mayo de 2015 (04:07 CET)

Dos barcos repudiados por sus antiguos propietarios antes de su conclusión se han convertido en un molesto viento de través tanto para los astilleros gallegos que los mantienen a flote en sus instalaciones, como para las entidades que prestaban financiación en su construcción. Se trata de dos buques (un megavelero y un ferri) inacabados y amarrados en la antigua Factoría Naval de Marín (FNM) y en Factorías Vulcano (Vigo), y que fueron proyectados, respectivamente, con la savia financiera de Bancaja (adquirida por Bankia) y del Santander. Según fuentes del sector naval, la entidad madrileña posee créditos impagados de un buque por valor de 65 millones de euros, en tanto que la entidad cántabra acumula un importe negativo de 20 millones.

Vidas paralelas las de las dos entidades financieras, atrapadas por créditos a un sector sensible a la crisis y en estado casi comatoso. Bankia es propietaria de un barco que está a medio fabricar en la antigua Factoría Naval de Marín, un astillero hoy en fase de integración en Nodosa Group, tras la disolución de aquella por quiebra. De ese barco, el banco sólo posee construido el casco de flotación. El resto está inacabado. Esta nave fue financiada por el banco alicantino hasta que la firma armadora decidió abandonar el proyecto hastiada de los retrasos en los plazos de entrega por parte del astillero. Al no poder hacer frente a las amortizaciones pactadas con el banco, los sucesivos préstamos ofrecidos al constructor se acabaron convirtiendo en una losa para la compañía naval a la vez que en un problema para el acreedor, ahora Bankia.

Quiebra

En el caso de Vulcano, los antecedentes son incluso más alambicados. Se trata de un ferri que ni siquiera fue construido en sus gradas, sino que procede de las antiguas instalaciones de Astilleros de Sevilla, que quebraron por deudas. El propietario indirecto de la nave, el Banco Santander, adjudicó a Factorías Vulcano un contrato para que fuese rescatado de las aguas del río Guadalquivir donde reposaba, y transportado hasta llegar a Vigo, con vistas a su terminación en las instalaciones del histórico astillero gallego. El mercante sigue inacabado a día de hoy. En ambos casos, según fuentes del sector, los dos bancos siguen buscando armadores que se hagan cargo de las unidades, para librarse así de la deuda que pesa sobre ambos.

También son vidas paralelas las de estos dos buques. Ambos proyectos nacieron al amparo de la señalada eclosión del sector de construcción naval a finales de la década anterior, etiquetada en el calendario como la mejor época del sector de construcción naval en España de los últimos 30 años. En el caso de la Factoría Naval de Marín se trata de un megavelero de casco de acero, con 130 metros de eslora, encargado en su momento por el armador alemán Sea Cloud Cruises y destinado a renting y periplos charter para cruceristas de alto poder adquisitivo. En Factorías Vulcano está amarrado un ferri de 130 metros, cuyo destino iba a ser la armadora finlandesa Viking Line. En ambos casos, las compañías navieras se cansaron de esperar, al sobrepasarse ampliamente el plazo de entrega.

Gangas

A tenor del mutismo que guardan Bankia y el Santander por sus respectivas implicaciones en las dos operaciones, es imposible saber a ciencia cierta cuáles son los planes para estas dos naves. Ambas entidades financieras declinaron hacer comentarios sobre la situación de los barcos y sobre su futuro, en el sentido de que si están dispuestas a que puedan ser vendidos a menor precio a otros armadores, rescatando así parte de la deuda. O sencillamente, adoptar una solución más drástica ante la dificultad para su transmisión y por el deterioro estructural y el envejecimiento en el diseño de las naves, que pasaría por achatarrarlos y convertirlos de nuevo en chapa para otros proyectos que empiecen de cero. Según fuentes sindicales, en ambos casos, ya hay varias ofertas de compra para los dos cascos, pero nada hay, de momento, firmado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad