Ignacio Bueno, director de la planta de la planta de PSA en Vigo / E.P.

PSA-Vigo, sin miedo al Covid-19: crea un cuarto turno de trabajo

La factoría del grupo galo en Vigo crea un cuarto turno en el taller de baterías y alcanza niveles de producción previos al confinamiento

PSA-Vigo crea un cuarto turno de trabajo en plena pandemia. Así lo ha detallado el director del centro del Grupo PSA Peugeot Citroën en la ciudad olívica, Ignacio Bueno, que ha avanzado que este mismo fin de semana incorporará un cuarto turno al taller de baterías de la planta pese a las previsiones de reducción de empleo en el sector.

El nuevo equipo estará compuesto por 40 personas y elevará a 160 el número de empleados del taller, departamento que cuenta con capacidad para producir 80.000 baterías anuales y que fue puesto en marcha el pasado mes de enero en una superficie de 3.500 metros cuadrados.

Impulso al coche eléctrico

La medida supone un nuevo impulso a un taller con el que se busca transitar hacia la movilidad eléctrica y en el que yar se ensamblan 300 baterías diarias de los vehículos eléctricos Peugeot e-2008, Opel Corsa-e y Citroën ë-C4, producidos en las plantas de Vigo, Zaragoza y Madrid, respectivamente. Además, se han comenzado a preparar estas instalaciones para abastecer las baterías de las futuras versiones eléctricas de los Citroën Berlingo, Opel Combo y Peugeot Rifter/Partner, los tres modelos de furgonetas que suponen el grueso de la carga de trabajo del centro de Vigo.

En el centro de Balaídos, las baterías del Peugeot e-2008 se trasladan hasta el punto de la Línea 1 de Montaje. Precisamente, este sistema también incorporará un cuarto turno el próximo 10 de octubre, con lo que la planta contará 600 empleados más. El anuncio se produce tras las declaraciones del presidente del Grupo PSA, Carlos Tavares, que vaticinaba despidos en el conjunto del sector hasta 2030 ante la bajada prevista en la demanda de vehículos, algo que Bueno ha matizado al señalar que la Unión Europea (UE) demanda que la producción se enfoque en los vehículos eléctricos. Sin embargo, ha explicado que se prevé que el hecho de que el coste de estos modelos sea más elevado derive en una caída de las ventas. Por ello, ha insistido en que resultará necesario un apoyo que permita mantener la demanda.

La Xunta celebra el movimiento

El director de la planta de PSA en Vigo ha asegurado que los volúmenes de producción diaria ya se sitúan en los 2.300 vehículos, un nivel prácticamente similar al alcanzado antes del confinamiento y se ha mostrado confiado sobre que se mantenga el ritmo de trabajo, lo que permitirá que el volumen de vehículos ensamblados en 2020 sea superior al del año anterior, cuando se alcanzó una cifra de más de 400.000.

Asimismo, el vicepresidente económico de la Xunta ha señalado las previsiones del sector gallego de la automoción para los últimos meses del año trimestre parecen esperanzadoras y ha avanzado que se centrará en el desarrollo del vehículo eléctrico y el autónomo. En esta línea, Conde ha puesto en valor la apuesta de la planta de PSA, que ha recordado que aglutina el 30% del empleo del sector, por el vehículo eléctrico en I+D+i y en sus infraestructuras.

También ha resaltado el incremento de un 74,6% de las exportaciones del sector registrado en julio en relación al año anterior, lo que, a su juicio, permite que las perspectivas sean favorables de cara a los próximos meses, al tiempo que ha puesto de relieve el acuerdo con PSA por valor de cinco millones de euros para potenciar la producción de la versión eléctrica de las Berlingo, Combo y Rifter.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad