PSA logra el apoyo del sindicato mayoritario a su recorte salarial

stop

CUT, CC.OO y CIG rechazan la propuesta de dirección y CUT avanza que "impugnará” el acuerdo

Coches de Citroën de la fábrica de PSA en Vigo | EFE

15 de noviembre de 2014 (20:06 CET)

Las cartas ya están sobre la mesa. La última y se supone que definitiva propuesta de PSA Citroen para abaratar los costes de producción a golpe de recorte salarial a los empleados y lograr una fábrica más competitiva ha dividido a los sindicatos. La dirección tiene el apoyo de Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT), la central sindical mayoritaria de la factoría. Consideran los representantes de los empleados que el esfuerzo es necesario para pelear por el proyecto k9 --las nuevas furgonetas--, un encargo que todos califican de fundamental para el futuro del centro vigués.

Es el sindicato mayoritario pero es el único que apoya los recortes, que en un principio plantearon una congelación salarial hasta 2019 y que ahora se han suavizado con un nuevo sistema de revisión vinculado al IPC y a determinados objetivos. El resto de centrales, CUT, CC.OO y CIG, rechazan dicha propuesta.

Todo por las furgonetas


Roberto Fernández, portavoz de SIT, hizo hincapié en que el proyecto k9 no sólo podría traer "inversiones millonarias", sino también un "recondicionamiento" de la propia fábrica de Vigo. Por ello, ha defendido que es necesario "ceder" para conseguir las furgonetas. "No podemos querer pan para hoy y hambre para mañana", zanjó.

Su sindicato representa más del 51% del comité de empresa con 20 delegados. Lo completan UGT con 6, CC.OO. con 3 y CIG y CUT, que tienen dos cada uno.

Impugnar el acuerdo


Por lo tanto, la situación parece muy favorable para que la dirección saque adelante su propuesta, pero no se lo pondrán fácil. El portavoz de CUT, Víctor Mariño, ha dicho que “impugnará” el acuerdo e incluso ha abierto la puerta a una alianza con el resto de sindicatos. Todos, menos SIT.

Mariño insistió en que no negociarían ninguna rebaja salarial y que la dirección pretende una "modificación del convenio colectivo de arriba a abajo", además de estar "chantajeando a los trabajadores". Sostiene que, para modificar dicho convenio, hay que tener "pérdida en el trimestre con respecto al año anterior". A este respecto, Mariño ha indicado que no hubo pérdidas.

También denuncia “coacciones” y maniobras de “despiste y engaño” de la dirección.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad