Propietarios de terrenos eólicos denuncian un “corralito expropiatorio”

stop

Dicen que las empresas "ni siquiera negocian" con los dueños de tierras donde está proyectado un parque

Aerogeneradores eólicos

17 de septiembre de 2012 (22:34 CET)

“Hay mucha gente que viene a preguntarnos y que está muy angustiada porque, de repente, se entera de que un terreno que tiene va a ser empleado para asentar sobre él un parque eólico y ni siquiera lo sabía. Nadie ha hablado con ella”. De esta forma, Xosé Antonio Diéguez, presidente de Ventonoso, asociación de dueños de terrenos eólicos, aporta datos sobre otro polémico episodio más que rodea al viento gallego.

Por si no fuera bastante con las amenazas de que los proyectos comprometidos no se llevarán adelante tras las nuevas medidas del Gobierno y con las denuncias que prevén presentar los grupos que resultaron adjudicatarios de megavatios en el anterior concurso eólico tumbado por la Xunta, ahora le toca el turno a los propietarios de los terrenos donde se asentarán los polémicos parques.

Ley de expropiaciones

La asociación de propietarios de terrenos eólicos Ventonoso acusa a las empresas del actual concurso eólico de incumplir la ley de expropiaciones, que exige negociar con los dueños de las tierras, y en caso de no haber cuerdo, hacer constar los motivos. “El 90% no recibieron ninguna visita”, asegura el presidente de Ventonoso, Xosé Antonio Diéguez.

De los 90 proyectos del actual concurso eólico, han salido a exposición pública 75. “Y se está llevando a cabo con los propietarios un corralito expropiatorio puesto que no se negocia con ellos y, una vez el suelo es considerado de interés público, no se puede cambiar el uso”, indican.

“Además, creemos que la mayoría de las empresas lo que están haciendo es sacar sus proyectos a exposición pública para tener, digamos el carné con el que operar, pero sin embargo, no confiamos en que se llegue a desarrollar ni un tercio de la potencia repartida”, indican desde Ventonoso. En ese caso, los terrenos expropiados quedarán literalmente paralizados pues los propietarios no perciben nada hasta que el parque no está en explotación.

Proyectos irregulares

Pero en Ventonoso van más allá con sus críticas al último concurso eólico de la Xunta de Galicia, que se llevó a cabo en 2009 y tumbó con un decreto eólico el anterior puesto en marcha por el Gobierno bipartito en 2008.

Los propietarios denuncian que las coordenadas que constan en el proyecto de algunos parques del actual concurso “no coinciden” con los terrenos que aparecen en los documentos de exposición pública. De hecho algunos dueños de fincas afirman que “sería imposible hacer esos parques porque están en un barranco”. "Esto es porque hubo muchas prisas", convienen.

Suspensión de primas

Otra de las denuncias de Ventonoso es que las empresas con parques en la actualidad “han hecho trucaje” con las horas de viento en las áreas de instalación de generadores. “Casi todas las empresas superan las 3.000 horas, mientras que la media de la que habla en Instituto Galego de Enerxía (Inega) es de 2.500”, exponen.

Por último, entre las reclamaciones que esgrime este colectivo, también aseguran que debido a la suspención de las primas a las renovables por parte del Ejecutivo central, empresas que ya tienen parques en funcionamiento han dejado de pagar a los propietarios de los terrenos. “Y no son una, ni dos ni tres empresas”, aseguran.

El sector eólico en Galicia parece no levantar cabeza, y casi todos los actores implicados parecen tener claro que, de momento, no se advierten tiempos mejores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad