Primer problema para Euskaltel: R pierde contra Telefónica en casa 

stop

La Sala de lo Contencioso del TSXG da la razón a Telefónica Móviles y desestima un recurso de la operadora, ahora filial del grupo vasco, por el contrato de servicios de telefonía de Santiago

X.R.M.

De izquierda a derecha, Manuel Salaverría, director de R; Alberto García Erauzkin, presidente de Euskaltel y Fernando Ojeda, director general de Euskaltel
De izquierda a derecha, Manuel Salaverría, director de R; Alberto García Erauzkin, presidente de Euskaltel y Fernando Ojeda, director general de Euskaltel

en A Coruña, 10 de febrero de 2016 (01:14 CET)

Los grandes de la telefonía han trasladado su guerra de los amplios frentes de batalla a las discretas trincheras. Y sin salir de Galicia. Todo a cuenta de los contratos de las administraciones públicas. Al tiempo que hacía efectivo su desembarco en R, el pasado noviembre, la vasca Euskaltel tomaba nota de una sentencia, fechada ese mismo mes, por la que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia tumbaba un recurso de la cablera hasta entonces gallega frente a una sentencia que daba la razón a su eterno rival, Telefónica Móviles. La trinchera era, en esta ocasión, Santiago.

La sección segunda de la Sala de lo Contencioso del alto tribunal gallego decidió desestimar un recurso de apelación, contra el que no cabe recurso alguno, impulsado por los servicios jurídicos de R y del Concello de Santiago. El motivo de la acción, al unísono, de adjudicador y adjudicataria, era el contrato de prestación del servicio de telefonía y atención al usuario de la capital gallega.

Cuestiones de forma y plazos

Una sentencia del juzgado de lo Contencioso de Santiago había estimado el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Telefónica de España SAU y Telefónica España Móviles SAU, contra los acuerdos de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Santiago de 11 de abril de 2013, 1 de octubre de 2013 y 18 de diciembre de 2013, que anulaba, al tiempo que ordenaba "que se retrotraigan las actuaciones para ofrecerles a las actoras un plazo no superior a tres días hábiles, para subsanar la omisión padecida, tras lo cual se valorará, en su caso, su oferta para proceder a adjudicar el contrato". La multinacional de César Alierta se había agarrado a cuestiones de forma para iniciar y ganar una primera embestida judicial.

No conforme con la decisión del juez, fechada en 2014, tanto R como el propio Concello de Santiago recurrieron al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, sin éxito, a la vista del fallo que emite ahora la Sala de lo Contencioso de dicho tribunal. Los recurrentes incluso se plantearon tomar medidas contra un juez compostelano dentro del proceso, barajando la recusación. Alegaron que tramitó el procedimiento un juez y puso la sentencia otro.

Un episodio más

"Deriva de ello que carece de jurisdicción y la sentencia es nula", decían en sus recursos, "además de que no le notificaron el cambio de juez y no lo pudo recusar, y la sentencia no ha sido autorizada o publicada mediante firma del secretario", abundaba.

No es la primera vez que R y Telefónica se ven en los juzgados. La entonces cablera gallega y Vodafone se llevaron en 2014 el macrocontrato de la Xunta para sus telecomunicaciones. Telefónica se retiró tras el recurso que había presentado, y que había paralizado el proceso, con más de 39 millones de euros en juego. R y Vodafone se repartieron finalmente varios lotes en dicho concurso. Ahora, los gigantes de las telecomunicaciones pasan de los grandes campos de batalla a las trincheras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad