Povisa sella su acuerdo con la Xunta tras ganar cuatro veces más en un año

stop

El hospital vigués tuvo unos beneficios de 11,3 millones el pasado ejercicio, entre otros factores, por las indemnizaciones del Sergas por atender un exceso de población entre 2001 y 2005

Hospital Povisa al lado de una imagen de su principal accionista, José Silveira

31 de agosto de 2014 (21:45 CET)

La Xunta y el hospital vigués Povisa ratificaron la semana pasada el nuevo convenio para una década por el que atenderá a un máximo de 139.000 pacientes derivados del servicio público. Por cada uno de ellos cobrará 534 euros, por lo que se asegura 75 millones anuales del Sergas.

El nuevo concierto llega en un momento dulce para el hospital propiedad del empresario José Silveira Cañizares (grupo A Nosa Terra). Sólo en 2014, el centro hospitalario multiplicó por más de cuatro sus resultados, que pasaron de 2,4 millones a cierre de 2012, a 11,3 millones de euros. La cifra de negocio también aumentó desde los 99,7 millones hasta los 102 millones de euros.

Las causas del aumento de beneficios


Según el informe de gestión de la sociedad remitido al Registro Mercantil, en los destacados beneficios de Povisa intervienen varios factores. El primero es que han mantenido “prácticamente intacta la cuota de mercado privado con respecto al año anterior”, es decir el volumen de clientes que no proceden del servicio público.

El segundo, “el incremento en la facturación al sector público derivado de un crecimiento del importe de dispensación de la medicación de uso ambulatorio, la incorporación de innovaciones terapéuticas y debut de nuevos pacientes que requieren ciertos tratamientos farmacológicos de alto coste”.

En tercer lugar, y quizás como hecho más significativo, se encuentra “el reconocimiento de las cuantías a percibir por las sentencias favorables que recibió el hospital en base a dos litigios presentados contra el Sergas”. Povisa denunció ante los tribunales que entre los ejercicios 2001 y 2005 realizó un exceso de actividad debido a que atendió a un volumen de pacientes superior al máximo fijado en el convenio que firmó con el Gobierno gallego en el año 2000.

Problemas con la plantilla

A pesar de los buenos resultados, los problemas del grupo con los empleados siguen vigentes. La semana pasada, un día antes de firmar el convenio con el Sergas, la empresa anunció al comité de empresa que procederá a despedir a 12 trabajadores con contrato de obra de un total de 192 en la misma situación. El hospital tiene una plantilla que ronda las 1.300 personas.

De forma paralela, este domingo, la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública denunció que la negociación mantenida entre Sergas y Povisa se ha realizado "con total falta de transparencia" y "llena de información engañosa", con medidas que, a su juicio, "atentaron contra la planificación y la gestión racional".

Según la asociación, la atención hospitalaria en Vigo se queda casi exclusivamente en manos privadas, una vez que se inaugure el nuevo hospital público de Vigo, después de que la renovación del convenio singular de Povisa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad