Povisa despide a 12 trabajadores tras cuadriplicar beneficios, según la CIG

stop

El sindicato denuncia la precarización de las condiciones laborales pese al nuevo concierto con la Xunta

Protesta de trabajadores de Povisa | E.P.

01 de septiembre de 2014 (16:07 CET)

El hospital vigués Povisa va viento en popa. Los beneficios del centro que controla José Silveira Cañizares a través del grupo A Nosa Terra han pasado en un año de 2,3 millones a los 11,3 millones con los que cerró 2013, como adelantó Economía Digital. Pero a pesar de la buena marcha de la contabilidad y del nuevo convenio con la Xunta de Galicia cerrado la semana pasada y con el que se asegura unos ingresos de 75 millones procedentes de la arcas del Sergas, Povisa sigue desprendiéndose de trabajadores.

Cuando menos, así lo asegura el sindicato CIG, que este lunes ha puesto el grito en el cielo ante lo que considera despidos injustificables ante el excelso balance de resultados del hospital. Según informó el comité de empresa, 12 trabajadores con más de 10 años de antigüedad acabaron en la calle y la única justificación que esgrime la dirección de Povisa es que se trataba de “ceses de contrato”.

Despidos

“Es indignante que una empresa con 11 millones de beneficios esté despidiendo gente", ha proclamado María Xesús Neira (CIG), quien ha señalado que, durante los meses de julio y agosto, se ha contratado a "bastantes personas" con peores condiciones y que, en caso de que hubiera una justificación para despedir, se debería prescindir de esas incorporaciones.

No obstante, la portavoz del comité ha denunciado que, no solo "hay un déficit de personal", sino que se han precarizado las condiciones laborales, hay despidos, "y la empresa sigue sin querer negociar el convenio colectivo". "¿Cómo se va a mantener la estabilidad así?", ha preguntado la representante sindical.

Precarización

Neira, además de criticar la actitud de la empresa, ha responsabilizado, en última instancia al gobierno de la Xunta y al Sergas. "Todo esto es culpa del PP, con su política de recortes", ha afirmado, y ha recordado que los problemas laborales en el hospital Povisa "son un perjuicio para los usuarios porque merma la calidad de la atención".

La portavoz del comité ha lamentado que los últimos despidos, así como otras situaciones que ya han denunciado (la negativa a negociar un nuevo convenio o el cumplimiento de sentencias judiciales favorables a los trabajadores), ponen de manifiesto que "en la Inspección de Trabajo manda la dirección de Povisa, y en los juzgados manda la dirección de Povisa", porque se incumplen las resoluciones "y no se les sanciona".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad