Povisa culpa a la Xunta de perder casi 4 millones y estudia demandarla

stop

El hospital de José Silveira Cañizares amenaza con un contencioso contra el Sergas por vetar el traslado de pacientes al centro en una interpretación "unilateral" del concierto

El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña | EFE

en A Coruña, 17 de agosto de 2016 (23:41 CET)

El Hospital Povisa amenaza con abrir una batalla legal contra el Sergas por el daño económico que le ha infringido, a juicio del centro, la interpretación "unilateral" del concierto firmado en septiembre de 2014.

El acuerdo regula la asistencia de Povisa a pacientes del Servizo Galego de Saúde, siendo el hospital más importante de Galicia en la atención de usuarios procedentes de la sanidad pública. En 2015, el 78% de los ingresos del hospital procedían de la prestación de servicios al Sergas.

Sin embargo, la relación no es para nada idílica. La sociedad del Grupo Nosa Terra 21, del empresario José Silveira Cañizares, entiende que criterios arbitrarios de la Xunta respecto a los servicios que debe prestar y respecto a los pacientes que pueden recibir atención en Povisa han provocado la entrada en números rojos del hospital, que presentó pérdidas de 3,9 millones en el pasado ejercicio.

Vía judicial

La pérdida de usuarios durante el primer año de vigencia del concierto ascendió a 5.728. El Sergas abona a Povisa 540 euros por paciente atendido, lo que equivale a una fuga de 3,09 millones de ingresos que, prácticamente, habrían corregido los números rojos del hospital.

Ante esta situación, el centro manifiesta en su memoria de ejercicio que estudia "la posibilidad de iniciar acciones judiciales por la vía contencioso administrativa con el objetivo de, por un lado subsanar la situación actual de la cartera de servicios asistenciales ajenos al hospital, y por otro lado conseguir la inclusión de los adscritos que por libre elección escojan Hospital Povisa como centro de referencia".

Afirma el centro que el Sergas sólo ha permitido acudir a Povisa a 3.200 pacientes de los 6.685 usuarios que los solicitaron en noviembre de 2015.

El origen del conflicto

El convenio firmado en 2014 estableció que Povisa dejaría de percibir un pago por acto médico a una cuantía fija, 540 euros, por cada paciente al que presta servicio a lo largo del año. El hospital negoció que se aplicaría un criterio de libre elección, de manera que cualquier ciudadano de su área podría elegir ser atendido en el centro.

A la hora de la verdad, sin embargo, el Sergas asignó unos determinados centros desde los que se podrían trasladar usuarios al hospital de Grupo Nosa Terra. Esto provocó que más de 3.000 pacientes que solicitaron ser atendidos en Povisa continuaran en otros centros.
También impidió que Povisa se beneficiara del caos del Hospital Álvaro Cunqueiro, que bien pudo ocasionar una fuga de pacientes hacia sus instalaciones.

Exceso de costes

Este es el primer criterio que cuestiona Povisa y por el que plantea emprender acciones legales. También cuestiona una resolución del Sergas de marzo de 2016 que determina la cartera de servicios que debe prestar en virtud del concierto. Considera que incluyen tareas adicionales que aumentan la carga prevista para el hospital.

A esto se sumaron otros excesos de gasto, como los derivados de nuevos medicamentos para la Hepatitis C o el impacto de la subida del IVA sanitario. En la pérdida de ingresos y el incremento de gastos se cimentaron los números rojos que ahora plantea combatir Povisa por la vía del litigio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad