Portucel se suma a Ence y fuerza una rebaja en el precio de la madera

stop

Los propietaros estudian medidas de presión contra las compañías, que pagarán 3,5 euros menos por tonelada

Imagen de la factoría de Ence / EFE

13 de abril de 2014 (04:28 CET)

Estado de alerta en el noroeste gallego. Dos de los principales compradores de la madera del inmenso eucaliptal que se despliega desde Ferrolterra a Ribadeo, cerca de 5.000 hectáreas, han aplicado un recorte sustancial en los precios que pagan a los propietarios. Si Ence, que abastece su fábrica de Navia con madera gallega, anunciaba este jueves una rebaja de 3,5 euros en el precio que abonará por cada tonelada adquirida, la misma medida aplicada por la pastera la seguirá otro gran consumidor, la portuguesa Portucel.

La compañía lusa ha comunicado a sus suministradores que rebajará el pago de cada tonelada de madera en 3,5 euros, según informan en Promagal, la entidad que agrupa a una veintena de asociaciones de propietarios del noroeste gallego. El recorte coincide al milímetro con el aplicado por Ence, lo que ha levantado suspicacias entre los madereros por un posible acuerdo previo.

Impacto de la reforma eléctrica

Ence achacó la rebaja a la necesidad de compensar el recorte en las primas a las renovables provocado por la reforma eléctrica. Una buena parte de la madera que recoge se destina a la producción de energía. Portucel, que entre sus tres fábricas portuguesas suma una capacidad instalada de 1,6 millones de toneladas de papel y 1,4 millones de toneladas de pasta, no ha aclarado el motivo. En 2013 logró ventas por valor de 1.530,6 millones, elevando en 26 millones la facturación de 2012.

De la magnitud del recorte da cuenta Ramón Reimunde, secretario de Promagal, que explica que solamente en la agrupación de propietarios de Foz (Promafoz) se vendieron a Portocel en un año 18.000 toneladas de madera, que la compañía mueve a través de los puertos de Burela, Ferrol y, en menor medida, Ribadeo. Con la rebaja actual, dejarían de ingresar 63.000 euros al año.

¿Parar el suministro?

Así las cosas, informan en Promagal, los propietarios están manteniendo reuniones para unificar una postura ante el recorte. Sin nada concretado todavía, una de las posibilidades que se pondrá sobre la mesa es la de frenar directamente las ventas. Sería una medida drástica para presionar a ambas compañías y forzar un acuerdo.

Entienden en la entidad que los propietarios se encuentran atrapados al no contar con otros compradores de tan importante volumen y que las compañías no están compitiendo en el mercado al plantear la misma rebaja al mismo tiempo, “actuando como un monopolio”, sentencia en Promagal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad