Pórtico solicita concurso de acreedores con un pasivo de 30 millones

stop

La empresa de decoración emplea a 300 personas en Pontevedra

06 de junio de 2013 (13:00 CET)

El grupo gallego de tiendas de decoración Pórtico ha solicitado concurso de acreedores al no ser capaz de renegociar su deuda con la banca, según han confirmado fuentes del comité de empresa, que han concretado que el registro de solicitud se formalizó en los juzgados de Pontevedra este martes. El pasivo ascendería a 30 millones de euros.

El pasado abril, según adelantó Galicia Confidencial, Pórtico inició un proceso de renegociación con la banca para evitar recurrir a la situación concursal --que ahora afecta a Pórtico y Silomundi--. Era la tercera vez, desde que se inició la crisis en 2008, que la empresa emprendía un procedimiento de estas características. La primera vez que lo hizo fue en 2009.

Almacén robotizado

El descenso de las ventas ha llevado a la compañía, con sede en Mos (Pontevedra), a esta situación. Pórtico esgrimió en su día que lleva muchos años trabajando en Galicia y que la caída del consumo, unida a una gran inversión para construir un almacén robotizado, la habían llevado a tener que renegociar de nuevo su deuda.

El comité de empresa confiaba tener novedades sobre la refinanciación este mes y ahora ha sido informado de la solicitud concursal. "No lograron la refinanciación y estamos a la espera de que el juez nombre al administrador concursal", han indicado fuentes del mismo.

En la empresa se estaba aplicando un expediente de regulación temporal de empleo (Erte) que comenzó en diciembre de 2012 para el personal de oficina (y que estaba previsto que se prolongase hasta el 31 de diciembre de este año). Asimismo, se inició en febrero de 2013 en el almacén.

Casi 300 trabajadores en Pontevedra

Además, se han cerrado tiendas en algunos puntos de Galicia, Madrid y Portugal. Durante la negociación del Erte, en la que también se pactó una bajada salarial del 7,5%, trabajadores y empresa acordaron que el personal de los centros que cierren puede incorporarse al almacén central.

En Pontevedra, en donde están las oficinas y el almacén, la empresa da trabajo a 290 personas, una cifra a la que hay que sumar los trabajadores de las tiendas en el resto de las provincias gallegas, así como el de las de Madrid, Portugal y América.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad