En la asamblea de Mutua Gallega celebrada en A Coruña, José Fariña admitió que la entidad buscaría una integración con una mutua de ámbito estatal / E.P.
stop

La Secretaría de Estado de la Seguridad Social decidirá sobre Mutua Gallega, que incumple el límite legal de reservas de contingencias profofesionales

X.R.M.

En la asamblea de Mutua Gallega celebrada en A Coruña, José Fariña admitió que la entidad buscaría una integración con una mutua de ámbito estatal / E.P.

en A Coruña, 30 de julio de 2018 (05:00 CET)

El camino emprendido por la junta directiva de Mutua Gallega, a instancias de la Xunta, es lo más parecido a una huida hacia adelante. Ante el silencio oficial de la mutualidad, son los propios ofertantes que han planteado una fusión por absorción y los trabajadores quienes alertan de su complicada situación financiera. A pesar de haber anunciado las negociaciones de fusión, y de reconocer y valorar cinco propuestas, Mutua Gallega ha decidido seguir en solitario y plantear a la Secretaría de Estado de la Seguridad Social la elaboración de un plan de viabilidad que hasta ahora no estaba en la mente de los directivos, enfrascados en el análisis de las propuestas de fusión.

La posición de la Xunta ha sido determinante para el nuevo escenario. Nicolás Vázquez Iglesias, que se sienta en la junta directiva por parte de Vicepresidencia, transmitió el pasado viernes sobre la bocina, cuando casi se cumplía el plazo establecido por la Seguridad Social, que la opción que defendía la Administración autonómica pasaba por la elaboración de un plan de viabilidad para reflotar Mutua Gallega, lo que implicaría seguir en solitario. Sobre la mesa, cinco ofertas de absorción: las de Ibermutuamur, Asepeyo, MC Mutual, Fremap y Universal.

Viabilidad en entredicho

Será la Secretaría de Estado de la Seguridad Social la que tenga la última palabra sobre la situación de Mutua Gallega, que no cumple los límites legales de reservas de contingencias profesionales. Ese es el principal motivo, según fuentes internas de la propia entidad, que llevó a la cúpula a valorar primero la integración en otro grupo y a abanderar ahora un plan de viabilidad a modo de parche de una situación que hasta los empleados consideran inviable.  "Lamentablemente, no es viable la continuidad en solitario", transmitió a sus compañeros Miguel Ángel González-Granxeiro, el representante de los trabajadores en la junta directiva, tras las reunión del pasado viernes.

¿Por qué no es viable Mutua Gallega? La entidad reconoce que lleva varios años arrastrando pérdidas, lo que condiciona sus situación patrimonial. La actividad de la mutua pasa por la gestión de las contingencias de accidentes de trabajo y de las enfermedades profesionales, así como las prestaciones por incapacidades profesionales y por ceses de actividad de los autónomos. En concreto, por ley, la reserva de estabilización de contingencias profesionales debe tener una cuantía mínima equivalente al 30% de la media anual de las cuotas ingresadas en el último trienio por dichas contingencias y prestaciones. La propia mutua reconoce que está por debajo de ese límite legal, según diversas fuentes consultadas por Economía Digital.

Las medidas cautelares

La legislación vigente establece que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social podrá adoptar medidas cautelares cuando la reserva de estabilización de contingencias profesionales no alcance el 80% de su cuantía mínima; es decir, de ese 30% establecido, que es la situación en la que se encontraría el balance de la mutua. Son esas medidas cautelares las que conllevarían la intervención de la Secretaría General de la Seguridad Social.

Octavio Granados, el nuevo responsable de la Seguridad Social, ha dado de plazo hasta el 31 de julio para resolver la situación, con un escenario inédito ahora tras la decisión de la junta directiva del viernes de continuar en solitario. Si se materializa la aplicación de las medidas cautelares, por tanto, la intervención, son los propios grupos que han planteado propuestas de fusión quienes enseñan el camino, a la luz de otros casos: o se procede a la adjudicación directa de la mutua por parte de la Seguridad Social, o se trocea su negocio, repartiéndolo entre otras mutuas.

Pese a la decisión de la Xunta de impulsar ese camino en solitario, son varios los ofertantes que han reiterado en las últimas horas que mantienen los compromisos planteados en sus ofertas de fusión, entre ellos MC Mutual, uno de los candidatos favoritos junto a Ibermutuamur.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad