¿Por qué el nuevo tax lease aún no ha cuajado en Galicia?

stop

Pymar considera que el naval gallego sufrió más que la mayoría la crisis, pero augura buenas noticias a medio plazo

Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores del astillero Vulcano

A Coruña, 01 de febrero de 2015 (13:22 CET)

Casi todos en el sector coinciden: el naval gallego ha recuperado su dinamismo, se negocian muchos contratos y es cuestión de tiempo que la actividad repunte. De hecho, a lo largo de 2014 y más allá de los buques de Pemex, ya hubo alguna novedad agradable, como el ferry para el Gobierno de Angola que se adjudicó el astillero vigués Cardama.

Sin embargo, el nuevo sistema de bonificaciones tax lease, todavía está por estrenar en Galicia. Algo llamativo teniendo en cuenta que se han firmado ya 13 contratos bajo esta fórmula, la mayoría por parte de astilleros vascos. En opinión de Pymar, la entidad que aglutina a los pequeños y medianos astilleros privados más importantes de España, la crisis fue especialmente dura para el naval gallego, "Galicia sufrió más que el resto de comunidades".

Destrucción de empresas

La consejera delegada de Pymar, Almudena López, advirtió que se produjeron más concursos y liquidaciones, y hubo gran repercusión en la industria auxiliar", por eso, en el proceso de recuperación puede partir "con desventaja", según reconoció en una entrevista a Europa Press.

Pero no por ello se debe ser pesimista. López asegura que es una "cuestión de tiempo" y que "a medio plazo" la construcción naval en España debería estar estabilizada y los astilleros gallegos recuperar su nivel óptimo de actividad.

Hay que tener en cuenta, explica Pymar, que cerrar un contrato es un proceso largo y laborioso para las empresas. Pero tienen a su favor contar con un sistema de bonificaciones que "funciona" y es "el más seguro" que ha existido en la UE a nivel jurídico.

Mejora la actividad y la financiación

Almudena López también tiene argumentos para justificar el optimismo de cara al futuro. ha indicado que los propios astilleros han confirmado un incremento de la actividad comercial y de las gestiones para cerrar contratos.

No obstante, ha apuntado que, aún con mejores condiciones y entidades dispuestas a financiar proyectos, "todo tiene que ir acompañado de un intenso trabajo". Asimismo, ha indicado que el sector está sometido a "ciclos" y que "será difícil" volver al 'boom' y a épocas de esplendor pasadas.

A ese respecto, ha indicado que el futuro de la construcción naval ha de pasar por astilleros dimensionados, que permitan tener una carga estable de trabajo, y ha recordado que, al igual que ha ocurrido en el pasado, "también se puede morir de éxito" y "es difícil digerir una cartera de pedidos demasiado grande".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad