El fundador de Inditex, Amancio Ortega y su hija Sandra

Pontegadea versus Rosp Corunna: cara y cruz de Amancio y Sandra Ortega

Pontegadea dispara su beneficio a los 3.541 millones de euros mientras Rosp Corunna solo se libra de las pérdidas gracias a los dividendos de Inditex

Amancio Ortega y su primogénita, Sandra, comparten espacio como principales accionistas de Inditex, pero al margen de su presencia en la multinacional con sede en Arteixo, padre e hija han construido sendos holding para canalizar sus diferentes inversiones en medio mundo: Pontegadea y Rosp Corunna. El ladrillo es el principal motor de estos dos holding con los que han llegado a cruzar el charco y dar el salto a América, aunque con resultados dispares.

Mientras Pontegadea Inversiones (holding sobre la que pivotan las casi 20 sociedades controladas por Amancio Ortega) dio un nuevo empujón a sus beneficios el año pasado (escalaron de 3.161 a 3.541 millones de euros), Rosp Corunna, el brazo inversor de Sandra Ortega, vio cómo sus ganancias se reducían a un tercio: de 191 millones en 2017 a 64,9 millones el año pasado.

El ladrillo, de motor a lastre

Sandra Ortega libró los números rojos en su holding gracias a la lluvia de dividendos de Inditex. En total fueron 118 millones de euros los ingresos que Rosp Corunna recibió por esta vía el año pasado. De no ser por estas retribuciones, el resultado de la sociedad se habría dado la vuelta y las pérdidas se irían a los 53 millones de euros.

Y es que al margen de los pagos de Inditex a sus accionistas, pocas fueron las alegrías para Rosp Corunna. Ocho de sus 13 filiales dedicadas a la explotación inmobiliaria (un negocio en el que engloba activos por 378 millones de euros) arrojaron pérdidas. En esta lista de firmas en números rojos figuran las recién creadas Ferrado Properties (su holding en Estados Unidos), Ferrado Laguna y Ferrado Oporto, estas dos últimas dedicadas a la gestión inmobiliaria de hoteles en Estados Unidos y Portugal.

El tropiezo de Rosp Corunna con el ladrillo en un 2018 marcado por sus fuertes inversiones (de 101 millones de euros solo en su división inmobiliaria) contrastan con el goteo de beneficios que deja en Pontegadea Inmobiliaria: 1.817 millones de euros. El imperio inmobiliario de Amancio Ortega ya estaba valorado en 9.767 millones a cierre de 2018 y, previsiblemente, esta cifra recibirá un nuevo empujón de la mano de nuevas operaciones como la compra de parte de la sede de Amazon y el resto de las realizadas en un mercado español en el que ya representa más de un 58% de las nuevas inversiones.

Ajustes con Inditex

Pontegadea Inmobiliaria aportó 1.817 millones de euros al holding con el que Amancio Ortega controla el 59% de las acciones de Inditex. Al igual que en el caso de Sandra Ortega, el fundador de la multinacional con sede en Arteixo también se ha beneficiado de la oleada de dividendos de Inditex. Un total de 1.386 millones de euros fueron a parar a las arcas del fundador de la firma texitl a lo largo del año pasado, lo que permitió disparar el beneficio de Pontegadea Inversiones (cabecera del holding) hasta los 3.541 millones de euros.

La situación de Inditex no solo ha traído noticias positivas para el clan Ortega. La mala evolución de la compañía en bolsa en un 2018 marcado por las caídas en la bolsa española (cayó casi un 25%) ha provocado un agujero de 1.071,6 millones de euros en Rosp Corunna. Es el ajuste que ha tenido que dar al valor de sus activos para reflejar la pérdida de valor de “instrumentos financieros disponibles para la venta”.

Entre Pharma Mar y Tempe

Tampoco ayudó a Rosp Corunna el batacazo de Pharma Mar en 2018 (este año se sitúa entre las firmas más alcistas del mercado español). Además de no recibir ningún dividendo de una compañía inmersa en números rojos, la sociedad de Sandra Ortega tuvo que aplicar un ajuste similar al que tuvo que realizar con Inditex aunque en este caso de menor cuantía: 15,5 millones de euros.

La situación de Pharma Mar es la opuesta a la de Tempe. La filial de calzado y complementos de Inditex, que vive una situación atípica al ser la única que es controlada al 50% con un empresario ajeno al grupo gallego (el alicantino Vicente García Torres), aportó otros 20 millones en dividendos a Pontegadea y logró un resultado de explotación de 140 millones de euros.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad