Edificio de CIMA en Navarra

Pontegadea Biotecnológica: cuando Ortega apostó por la sanidad privada

Antes de las donaciones a la sanidad pública, Amancio Ortega financió dos proyectos biomédicos de la Universidad de Navarra con Pontegadea Biotecnológica

Las donaciones de Amancio Ortega a la sanidad pública, de nuevo epicentro de polémica, esta vez en la recta final de una nueva campaña electoral, no son ni mucho menos la primera incursión del fundador de Inditex en el mundo de la medicina. Discreto en la forma y en el fondo, la primera fortuna de España apostó decididamente por la biomedicina de la mano de otras grandes empresas. Y lo hizo en el sector privado, al financiar la puesta en marcha del Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra. No hubo revuelo alguno en aquel momento.

Pontegadea Biotecnológica, una sociedad hoy integrada en el grupo inversor del magnate y renombrada como Pontegadea 2015, inició su actividad en octubre de 2002. Su objeto social lo decía todo: la adquisición, obtención, tenencia, explotación, comercialización de patentes, invenciones científicas de cualquier ámbito y, en particular, en el campo de la salud humana, así como la participación en sociedades o entidades civiles o mercantiles, españolas o extranjeras.

Un proyecto de 152 millones

Bajo ese manto se encontraba una participación del 10% en el capital de una unión temporal de empresas bajo el paraguas del Proyecto Cima, que vendría a ser el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, dedicada al desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico precoz y de productos farmacológicos que ayudasen a la curación de enfermedades.

La duración de la UTE fue de unos diez años hasta 2013, y su presupuesto global ascendía a 152 millones de euros. Este importe se financió por los socios durante diez años en función del porcentaje de participación de cada uno de ellos en la

UTE, por lo que el montante correspondiente a Pontegadea Biotecnológica ascendió a 15,2 millones de euros.

1400484 206589062859099 627749972 o

Equipo investiador frente a las instalaciones de CIMA

Grandes mecenas

Acompañaron a Amancio Ortega en la aventura grupos del nivel del BBVA, El Corte Inglés, Omega Capital (Alicia Koplowitz), Grupo Masaveu, Corporación Caja Navarra, Unicaja, Ungria Patentes y Marcas y el Grupo Fuertes, propietarios de El Pozo.

No fue el del CIMA el único proyecto relacionado con la sanidad en el que entró Pontegadea Biotecnológica. La sociedad de Ortega también tomó una participación de algo más del 8% en la firma Digna Biotech, prima hermana del proyecto de la Universidad de Navarra, pero dedicada a la investigación farmacéutica.

Retorno de la inversión

El centro de la Universidad de Navarra, un edificio de unos 15.000 metros cuadrados en el que trabajarán más de 300 investigadores, surgió para dar respuesta a la necesidad de combatir las enfermedades que hoy causan el 90% de los fallecimientos, según sus promotores.

Los científicos trabajan en cuatro áreas: oncología, neurociencias, fisiopatología cardiovascular y terapia génica y hepatología. La Universidad de Navarra suscribió un contrato de investigación y transferencia de tecnología con las empresas de la UTE, por el cual a cambio de financiar la investigación, serían los titulares de los resultados obtenidos.

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad