Trison lleva más de 20 años como proveedor tecnológico de Inditex, su principal cliente

Pinchazo (y remontada) de las grandes proveedoras gallegas de Inditex

Empresas del mundo Inditex como Cándido Hermida, Caamaño o Trison se expanden este 2019 tras recortar su facturación el pasado año

A lo largo de los años, numerosas empresas gallegas han florecido a la sombra de Inditex. Cándido Hermida o el grupo Caamaño, ligados a la fabricación de las tiendas del gigante de Amancio Ortega, han crecido hasta alcanzar facturaciones millonarias. Sin embargo, el pasado 2018 sufrieron un pinchazo del que esperan recuperarse en este ejercicio. Según las cuentas depositadas ante el Registro Mercantil, tanto el grupo Hermida como Trison, empresa que se dedica a la fabricación de soluciones digitales y que tiene en la textil a uno de sus principales clientes, cerraron el pasado año en pérdidas. Aunque su facturación sigue siendo millonaria, los ingresos de ambas firmas descendieron. Saber la situación financiera del grupo Caamaño ya es más complicado, debido a que el grupo, ahora en manos de la vasca Kider, no presenta cuentas consolidadas y a la multitud de sociedades que lo componen. No obstante, y de acuerdo con la información remitida a la Xunta de Galicia para acometer la ampliación de su nave en el concello de Culleredo, el grupo sitúa su cifra de negocio en 141,2 millones de euros, la más baja de los últimos tres años y lejos de los 182 millones cosechados en 2017. A pesar del descenso, en los tres casos, los buenos números acumulados, la expansión continuada (Trison acaba de digerir dos empresas del sector en Francia y Reino Unido) y el escaso endeudamiento parecen garantía de mejora.

Las cuentas del grupo de carpintería Cándido Hermida correspondientes a 2018 arrojan un resultado neto consolidado negativo. Números rojos de 1,8 millones de euros, frente a los 560.000 euros de beneficios logrados en 2017. La cifra de negocio bajó un 22%, de 62,2 a 48,15 millones de euros.

Nuevas líneas de negocio, nuevos mercados

Compuesto por nueve empresas del sector de la carpintería y con actuaciones en más de 80 países y 500 ciudades del mundo, la plantilla del grupo Cándido Hermida se alza sobre los 550 profesionales. En su memoria de resultados, la compañía destaca el “carácter excepcional” de la disminución de ingresos del pasado año. Aún así, y de cara a solventar el pinchazo, la firma indica que “se ha tomado la decisión estratégica de acometer nuevas prospecciones de mercados, que junto al lanzamiento de nuevas líneas de negocio hacen estimar un incremento sustancial de los niveles de facturación en los próximos ejercicios.

Destaca también que, a pesar de los números rojos, “la obtención continuada de beneficios permite mantener su solvencia y la capacidad de endeudamiento”.

Caída en el mercado internacional

Según la información anual del grupo, el 58,6% de su cifra consolidada de negocios deriva “de un único grupo empresarial”. De los más de 48 millones ingresados en 2018, 12,5 millones proceden del mercado nacional, mientras que 21,9 millones provienen de la UE y 13,9 del resto del mundo. En 2017 facturó 10 millones más en el mercado internacional

La primera actividad de la compañía por volumen de negocio sigue siendo la fabricación de muebles, aunque el pasado año los ingresos en este apartado pasaron de 51,4 a 36,3 millones de euros. En construcción, la facturación cayó ligeramente, de 10,5 a 8 millones de euros. De las distintas sociedades que posee el grupo, Industrias Cándido Hermida, dedicada a la fabricación de muebles para construcción, fue la que obtuvo un mejor resultado, con un beneficio por encima de los 842.000 euros.

Trison sale de compras

En el caso de Trison, el grupo de marketing sensorial con sede en A Coruña, la cifra de negocios del pasado 2018 descendió levemente, de los 51,38 a los 48,79 millones de euros. También en este caso la compañía entró en pérdidas. Pasó de 2,3 millones de euros de beneficio neto consolidado en 2017 a unas pérdidas de 318.000 euros. No obstante, su resultado de explotación se mantuvo en positivo: 4,36 millones de euros (si bien la cantidad es un 41% menor de la acuñada el ejercicio precedente).

También en este caso, y según su memoria de gestión, las previsiones de la compañía pasan por volver a la senda de los beneficios. Para este año, la firma aseguraba en sus cuentas que preveía “un crecimiento estable, con un incremento de la actividad que repercutirá positivamente en la facturación del grupo”.

Cuatro proyectos al día

Lo cierto es que los últimos ejercicios, Trison ha salido de compras y se ha expandido, uno de los motivos que puede influir en su resultado neto. En 2018 adquirió la mayoría de las acciones de la francesa Tecnologies Multi Media Communications y su plantilla pasó de 149 a 215 profesionales. Mientras, este 2019 la compañía ha apostado por el mercado británico y adquirido Beaver Group, dedicada a la creación de soluciones audiovisuales para los sectores de la distribución, el ocio y el turismo.  

A pesar de las pérdidas consolidadas del ejercicio, la cartera de trabajo de Trison crece. El pasado año abrió más de 1.098 nuevos proyectos en 76 países de forma, explica, que “inauguró 4 proyectos al día, por cada día laborable”.

Un nuevo proyecto para Caamaño

Por otro lado, este año, el nuevo dueño de Caamaño, Kider, se ha marcado unas cifras de crecimiento ambiciosas. No solo está tramitando la ampliación de su factoría en el polígono de Alvedro, sino que también es una de las firmas que ha participado en la construcción del nuevo centro logístico de Inditex en Lelystad (Países Bajos). Para llevar a cabo estos trabajos, el histórico proveedor de Inditex se ha instalado a escasos 400 metros de este macrocomplejo que ocupa una superficie de 35 hectáreas. Allí, en la calle Albert Einsteinweg, cuentan con oficinas dos de sus filiales.

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad