Tino Fernández, presidente de Altia

Pinchazo de Tino Fernández: Altia recorta ventas y beneficio

stop

La tecnológica Altia se queda lejos de sus previsiones con una caída del 3% en las ganancias y en la cifra de negocio, según el avance de resultados

en A Coruña, 20 de marzo de 2018 (20:02 CET)

No está siendo el mejor de los cursos para Tino Fernández. Si mal le van las cosas al Deportivo, tampoco la ilusionante tecnológica Altia es capaz de mantener el ritmo de crecimiento que la catapultó en el MAB entre 2013 y 2016, elevando su valor en el parqué por encima de los 100 millones. En el último ejercicio de la compañía con sede en Oleiros se atascó, y no sólo en su evolución en bolsa.

El avance de resultados presentado la empresa que preside Tino Fernández al MAB refleja una cifra de negocio de 64,7 millones el año pasado, una caída del 3%. “Es importante destacar que no entra dentro de los planteamientos del Grupo el crecimiento con sacrificio de márgenes, comportamiento observado en la competencia”, matiza Altia en su comunicación, pero lo cierto es que la rentabilidad de la tecnológica también fue a la baja.

El ebitda sufrió un recorte del 3,4% respecto al año anterior, quedándose en los 8,9 millones; el margen de ebitda bajó una décima, hasta el 13,7%, idéntica caída a la del margen neto, situado en el 9,5%. Finalmente, los beneficios se contraen en un 2,6%, hasta los 6,1 millones.

Por debajo de sus previsiones

Estos datos, todavía provisionales, hacen que Altia se quede lejos de las previsiones de la propia compañía, que auguraban en un escenario optimista 76 millones de facturación, 11,8 millones de ebitda y 8 millones en ganancias.

Desde que arrancó el año, su evolución en el MAB ha sido negativa, depreciándose un 9,7%, una tendencia que se mantiene desde el segundo semestre del año pasado.  Actualmente, la tecnológica de Tino Fernández mantiene una capitalización de 101,7 millones, tras tocar un máximo próximo a los 120 millones en 2016.

Atascada pero solvente

La empresa tiene a su favor, eso sí, una buena posición financiera. Durante el pasado ejercicio logró reforzar tanto el patrimonio neto como los fondos propios. “El comportamiento de la tesorería en el 2017 ha sido excepcional, situándose a cierre de ejercicio en los 17,9 millones, un 31% superior al cierre de 2016”, destaca Altia. Es una base interesante para retomar el crecimiento.

El atasco no frenará la retribución al accionista. El consejo de administración, que se reunió el 20 de marzo, aprobó un dividendo de 0,30 euros por acción, en conjunto, 1,23 millones que irán a parar, en su mayoría, a Tino Fernández y al inversor de origen indio Ram Bhavnani. Entre los dos controlan el 90% de los títulos.

Hemeroteca

Altia
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad