Pimec, contra el exceso de apoyo a la banca y la falta de financiación para las empresas

stop

Josep González reclama la reducción de administraciones públicas redundantes y que haya fusiones entre ayuntamientos

Josep Gonzalez

03 de mayo de 2011 (14:24 CET)

La patronal Pimec se queja del desequilibrio entre las ayudas públicas a bancos y cajas, incluidas en el Frob y , en paralelo, la falta de apoyo financiero a las empresas. Lo ha dicho en rueda de prensa Josep Gonzàlez, máximo responsable de la entidad, que este martes celebra su asamblea anual.

Gonzàlez ha planteado también la necesidad de que se produzca una reducción de las administraciones públicas redundantes en un momento en que no hay financiación suficiente.

“Estoy a favor de que estabilice el sector de la banca, pero creo que es exagerado que haya dinero sin limite para las entidades y que no lo haya para las necesidades de las empresas”, dijo el presidente de Pimec, antes de la asamblea. En este sentido aseguró que a los empresarios “se les ha de enviar un mensaje claro: La principal tarea de los próximos años será la financiación.”. En este sentido aclaró que las empresas ya no pueden confiar en las entidades bancarias como único apoyo a las inversiones. “Deberán financiarse con un mixt en el que estarán los bancos y cajas, también las entidades públicas como ICO o el ICF, o entidades como el Cedeti o Enisa”, aseguró.

Aprender a colaborar


Gonzalez recomendó también a las empresas que aprendan a colaborar. Es decir, frente a necesidades concretas, como la internacionalización o la realización de un proyecto determinado se ha de perder el miedo a los acuerdos, afirmó. “Vale más sobrevivir acompañado que morirse solo”, resumió.

El responsable patronal se quejó amargamente de que “muchos proyectos perfectamente viables pueden fracasar por falta de acceso al crédito”. Eso vale también para las microempresas y autónomos. “Un 30% de los autónomos que han cerrado, lo han hecho a causa de la falta de financiación”, indicó. En este sentido añadió que esta situación se ha convertido en un ERE invisible.

El presidente de Pimec repasó las actividades realizadas durante el 2010 por la entidad que dirige. Por este motivo recordó que la ley de morosidad ha reducido en el ámbito privado de 101 a 94 los días en que se tarda en pagar una factura, pero, en las administraciones ha empeorado la situación, ya que el tiempo de mora ha pasado de 154 días a 161. “Todo ello ha provocado que haya empresas que se nieguen a trabajar con el sector público”, afirmó Gonzàlez.

Uno de los elementos que reclamó Gonzàlez fue reducir niveles de administración. En Catalunya conviven cinco, dijo. En este sentido criticó que se dieran duplicidades especialmente entre la Generalitat y las diputaciones. También reclamó que se produzcan fusiones entre ayuntamientos para así “optimizar costes”.

Gonzàlez no se definió sobre los efectos de los recortes que ha anunciado la Generalitat. “No tengo información para afirmar si son o no son buenos o malos”, pero lo que sí que afirmó es que “estoy de acuerdo en que es positivo reducir el endeudamiento”.

El presidente de Pimec se mostró favorable a la iniciativa del Gobierno en favor de que aflore el trabajo sumergido. Pero al mismo tiempo a adoptar otras medidas que no sean únicamente las sancionadoras. Actuaciones sobre la formación de los parados o mecanismos sobre los subsidios que se pagan serían elementos que Gonzàlez incluiría en un acuerdo contra la economía en negro. Instó también a profundizar en la reforma de la negociación colectiva y en adoptar medidas que profundicen la reforma laboral, “porque no es de recibo mantener el 40% de temporalidad”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad