Pierre Cardin pone su imperio a la venta por mil millones de euros

stop

El diseñador pone como condición seguir como responsable creativo de los productos de su marca

Pierre Cardin

03 de mayo de 2011 (09:26 CET)

El empresario de alta costura Pierre Cardin se ha mostrado dispuesto a vender su imperio por unos mil millones de euros, según ha declarado en una entrevista al diario Wall Street Journal.

“Lo quiero vender ahora” ha declarado el estilista de 88 años en la entrevista al rotativo norteamericano, al mismo tiempo que apunta a una valoración de 1.000 millones de euros, 1.400 millones de dólares, por sus negocios.

Ante la pregunta de cómo ha llegado a la valoración, el modisto asegura que “si pido 10 millones por producto, que no es nada, multiplicado por país, da 1.000 millones, ya que calculo que tengo 1.000 productos licenciados, por 100 países”.

Valoración diferente

Pero a pesar de su interés en vender, los bancos valoran el imperio de Pierre Cardin en unos 200 millones de euros, según el diario americano.

“Yo se que en unos años no estaré (vivo) y los negocios han de continuar”, explica en la entrevista el diseñador, que no tiene herederos.

No obstante, Cardin pone una condición para realizar la venta, él ha de continuar al mando de los procesos creativos. “Quiero seguir siendo el director de la creación”, indica. Además, ello “redundará en favor de la reputación de la marca” ha añadido.

Pionero en China


El año 2009 Pierre Cardin vendió 22 licencias textiles y accesorios en China -pero no su marca- a las sociedades Jiangsheng Trading Company et Cardanro por unos 200 millones de euros.

Pierre Cardin fue el primer gran modisto occidental en desplazarse en 1979 a China. Ahora es recibido en aquel país como un jefe de Estado. En Francia, después de diversos años de ausencia, el grupo organizó un desfile el 2010. Precisamente en su país Cardin sólo tiene una tienda a su nombre.

El grupo Cardin fue pionero en el modelo de negocio vinculado a la licencia, que después se impuso en el mundo de la moda: un contrato que permite la fabricación de un producto a una empresa determinada a cambio de royalties por autorizar la utilización del nombre.

La facturación del grupo no se conoce porqué al no cotizar en bolsa no precisa hacer públicos estos datos. En la entrevista Cardin asegura que “no tengo consejo de administración. Yo soy mi propio consejo de administración” . El grupo emplea, según sus datos unas 450 personas en París.

El modisto ha realizado estos últimos años inversiones en el ámbito inmobiliario, especialmente en París y también en el sur de Francia, donde posee el castillo que fue del marqués de Sade en Lacoste, en la región del Luberon.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad