Rueda de prensa del presidente de Pharma Mar, José María Fernández de Sousa. EP.

Pharma Mar se hace fuerte: su caja crece un 700% en plena pandemia

Al margen de la viabilidad de su fármaco contra el Covid-19, Pharma Mar prevé cerrar un año "excepcional" gracias a EEUU y su antitumoral Zepsyre

Pharma Mar, la biofarmacéutica de José María Fernández de Sousa, cerró el ejercicio 2019 con unas pérdidas consolidadas por encima de los 14 millones de euros. No obstante, en su memoria anual ya avanzaba que 2020 podía ser “un año histórico” en base a las buenas perspectivas de su fármaco Zepsyre (lurbinectedina) en el mercado americano. En esa altura, la posibilidad de que otro de sus medicamentos en cartera, el antitumoral Aplidin, pudiese ser efectivo en la lucha contra el Covid-19 aún no era más que una hipótesis. Hoy en día, la perspectiva ha cambiado. La compañía espera el plácet de la Agencia Española de Medicamentos para iniciar un ensayo clínico en humanos infectados por el virus, tras los buenos resultados cosechados en las pruebas in vitro. En tan solo un trimestre, la foto fija de Pharma Mar ha cambiado, así como su fortaleza.

Los resultados correspondientes al primer trimestre del año 2020 de Pharma Mar son récord y, eso, a pesar de que sus actuaciones ligadas al Covid-19 (tiene en el mercado un kit de detección del virus) apenas han tenido impacto en las cuentas. Hasta marzo, sus ingresos rozaron los 100 millones de euros y su beneficio se elevó hasta los 70,6 millones. De esta forma, quintuplica la cifra de negocio del mismo periodo del año anterior, cuando arrojaba unas pérdidas de 10,5 millones. Pero, además de los resultados, en plena pandemia, Pharma Mar ha disparado sus recursos. Según destaca en el informe financiero remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), “a 31 de marzo de 2020, el saldo efectivo y equivalentes más las inversiones financieras líquidas ascienden a 173,6 millones de euros, frente a los 20,9 millones que presentaba a finales del año pasado”. Lo que es lo mismo, en el tiempo en el que muchas de las empresas españolas eran golpeadas a causa del Covid-19, la caja de Pharma Mar creció en más de un 700%. Además, la deuda del grupo se redujo de los 82,7 millones con los que acabó el año a 60,5 millones de euros. 

Pharma Mar hace las américas

Según explican fuentes de la compañía, con estos mimbres, todo apunta a que las previsiones de un 2020 "excepcional" se pueden cumplir. Con las cifras actuales podrá afrontar los riesgos potenciales a los que está expuesta y que se resumen en una hipotética ralentización de ensayos clínicos debido a la menor disponibilidad por parte de los hospitales debido al Covid-19, retrasos en los procesos regulatorios por parte de las administraciones y posibles atrasos de los gobiernos a la hora de abordar pagos. "En este caso, contamos con una situación de caja fuerte", explican. 

A pesar de que en los últimos meses Pharma Mar ha ganado peso mediático debido a sus investigaciones contra el Covid-19, la realidad es que las buenas previsiones de la compañía para este 2020 vienen derivadas de otro fármaco. Se trata del antitumoral Zepsyre. En enero de este año, la firma de origen gallego recibió de Jazz Pharmaceuticals un pago up front de 181 millones de euros por un acuerdo de licencia para comercializar este antitumoral en EEUU. En aplicación de la normativa sobre reconocimiento de ingresos, durante el primer trimestre registró 73 millones de este pago.

Pero esta no sería la única inyección que Pharma Mar puede recibir por el Zepsyre. Según sus cuentas anuales, el contrato especifica que, al margen del pago inicial, podría llegar a percibir "hasta 250 millones de dólares por la consecución de hitos regulatorios una vez que la FDA (la Agencia del Medicamento americana) conceda la aprobación acelerada y/o completa de la lurbinectedina" y, adicionalmente, "hasta 550 millones de dólares por objetivos comerciales". Todo esto, además, al margen de los royalties que empezará a percibir sobre las ventas netas del medicamento. Y, en este punto, es importante destacar la previsión de la firma, que cree que, si el supervisor americano no se retrasa (algo que, aseguran, "no está haciendo"), la comercialización del fármaco para cáncer de pulmón microcítico podría comenzar antes de finalizar el año

A la espera del Aplidin

Todo esto, al margen de lo que suceda con el Aplidin, el antitumoral de Pharma Mar vetado por la Agencia Europea del Medicamento pero que podría ser eficaz para tratar a pacientes de coronavirus. La compañía presentó hace más de un mes, el pasado 24 de marzo, el protocolo ante la Agencia Española de Medicamentos para poder realizar un ensayo clínico en humanos infectados. La compañía espera una aprobación "inminente". De los resultados del ensayo dependerá que la firma de Fernández de Sousa firme o no un nuevo hito

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad