José María Fernández de Sousa, presidente de Pharma Mar / Efe

Pharma Mar entierra su deuda con el contrato milmillonario de EE UU

La compañía podría cancelar sus 120 millones de deuda con bancos y proveedores con el pago inicial de 180 millones por su acuerdo con la irlandesa Jazz

Salto de gigante de Pharma Mar. La compañía ya cosecha los primeros frutos de su contrato milmillonario con la irlandesa Jazz Pharmaceuticals para comercializar su antitumoral Zepsyre (para el cáncer de pulmón microcítico) en Estados Unidos. La firma capitaneada por José María Fernández de Sousa ha visto desbloqueado ya el primer pago de 200 millones de dólares (unos 180 millones de euros al cambio actual), una cantidad con la que por sí sola podría amortizar toda su deuda con bancos y proveedores

Pharma Mar cargaba con un pasivo total de 121,7 millones de euros al cierre del tercer trimestre del año. De esta cantidad, la mayor parte (85,6 millones de euros) se correspondía a deuda financiera (fundamentalmente préstamos y polizas de crédito), de la cual 28,7 millones vencía en menos de un año. 

De las ventas al 'boom' de ingresos

El pasivo del grupo llegó a ser superior a toda la facturación anual del grupo, que en el año 2018 ascendió a 94 millones de euros. El abultado apalancamiento de la compañía, unido a unos resultados teñidos de rojo (perdío 5,5 millones de euros en 2018), obligó a Pharma Mar a acometer un plan de desinversiones y fiarlo todo al segmento oncológico. 

La compañía se desprendió de sus dos últimos activos gallegos (Zelnova-Zeltia, fabricante de insecticidas, y Xylazel, dedicada a la producción de pinturas y barnices) en unas ventas que se cerraron por 33,4 y 21,8 millones de euros, respectivamente. La compañía se había planteado incluso la posibilidad de suspender temporalmente áreas de actividad no oncológicas en caso de verse necesitada de liquidez para continuar con el desarrollo de su nuevo fármaco de referencia, el Zepsyre, la punta de lanza de su inversión en investigación y desarrollo (I+D), partida a la que en solo en los nueve primeros meses del año fueron a parar un total de 41,3 millones de euros (casi dos tercios de unos ingresos que se situaron en 62,5 millones).

Estas estrecheces serán ahora cosa del pasado para Pharma Mar, que, además de los 180 millones de euros que recibirá estos días, prevé recibir hasta otros 720 millones de euros adicionales procedentes de Jazz Pharmaceuticals. Y es que la compañía participada al 5% por Sandra Ortega percibirá otros 220 millones de euros cuando la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos conceda la aprobación acelerada del Zepsyre y otros 500 millones en variables por la consecución de objetivos comerciales. A ellos se suman los royalties sobre las ventas netas de este antitumoral, cuyo rango se movería entre el 10% y el 30%, según avanza la compañía.

Escalada en bolsa

Este boom que se espera en la facturación de Pharma Mar gracias a su contrato milmillonario en Estados Unidos ha prolongado el idilio que la compañía vive en bolsa desde hace un año.

Después de cerrar un 2019 de récord en bolsa y lograr que el precio de sus acciones se triplicase, Pharma Mar acumula ahora una subida del 7,8% en lo que va de 2020. Tras este último acelerón en bolsa la compañía ya eleva su capitalización bursátil hasta los 857 millones de euros.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad