Pescanova sigue sin cotizar y se prevé un desplome del 60%

stop

Aunque la CNMV ya levantó la suspensión, la pesquera no puede regresar al parqué al no casar las órdenes de compra y venta

Manuel Fernández de Sousa-Faro, presidente de Pescanova

04 de marzo de 2013 (14:43 CET)

Pescanova sigue sin poder regresar al parqué al no casar las órdenes de compra y venta y ya se perfila una caída del 60%, tras haberse acordado un precio de 6,96 euros por título sobre las 14:00 de este lunes, según han asegurado fuentes del mercado.

Aunque la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantó hoy la suspensión que pesaba desde el viernes sobre el valor, este continúa inhabilitado en la subasta de volatividad. Con 295 órdenes de venta con un volumen de 1.844.830 acciones, frente a 75 de compra con un volumen de 33.752 títulos, resulta muy complicado casar las peticiones de oferta y demanda.

Presión vendedora del 98%

La presión vendedora es del 98,20%, según las mismas fuentes, que han precisado que el rango estático de fluctuación se ha ido ampliando progresivamente hasta el 60% a las 13.15 horas.

Las acciones de Pescanova cerraron el jueves, un día antes de la suspensión, a un precio de 17,4 euros, con un incremento del 4,5%, y en lo que va de año se han revalorizado un 21%.

Preconcurso

El pasado viernes, la compañía presentó el preconcurso de acreedores en el Decanato de Pontevedra tras anunciar que no formularía sus cuentas anuales de 2012. Pescanova condicionó esta decisión a que tuviese certeza de la venta de ciertos activos de la actividad de cultivo de salmón, o a que renegocie la deuda a través del preconcurso.

El preconcurso de acreedores fue propiciado por las tensiones entre el primer accionista y presidente del grupo, Manuel Fernández de Sousa, y el segundo accionista, la cervecera Damm, propiedad del empresario catalán Demetrio Carceller, tal y como avanzó Economía Digital.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad