Pescanova responde al tratamiento: gana dinero y mantiene las ventas

stop

La pesquera, cuyo futuro sigue pendiente de la banca y las filiales, vuelve a alcanzar los 1.000 millones de facturación

Instalaciones de Pescanova

desde Vigo, 01 de abril de 2015 (15:59 CET)

La atribulada Pescanova pugna por salir a flote. La compañía, que sigue pendiente de cerrar los convenios para sus filiales y apuntalar su supervivencia tras su caída en concurso de acreedores, ha generado un beneficio neto de 1.654 millones de euros entre enero y noviembre de 2014, frente a los números rojos de 715 millones de euros registrados en el ejercicio completo de 2013.

Tan abultada cifra se debe al impacto del registro contable de la quita aplicada a los créditos concursales de Pescanova y de su filial Pescafina. Nada que ver con la operatividad de la multinacional, que sí que ha dado síntomas positivos en otros terrenos.

El negocio se mantiene

La cifra de ventas de los once primeros meses de 2014 se situó en 901 millones de euros y supera los 1.000 millones teniendo en cuenta el conjunto del año. Se mantiene, por tanto, en niveles similares a los del curso pasado.

El resultado operativo antes de amortizaciones y saneamientos, por su parte, alcanzó los 63 millones de euros, elevándose al entorno de los 70 millones de euros para el conjunto de 2014. La situación mejora notablemente en comparación con los 31 millones del periodo anterior.

Pescanova atribuye el crecimiento de los resultados al "muy relevante" papel de las actividades de pesca extractiva que la compañía tiene en Argentina, Namibia y Mozambique y de la actividad de cultivo de langostino Vannamei en Nicaragua y Ecuador. Además, ha resaltado el "buen comportamiento" de la actividad industrial en España y de las actividades comerciales en la mayoría de mercados tradicionales de la pesquera.

Auditoría limpia

Pese a todo, la firma mantiene un patrimonio neto negativo de 617 millones, que no cambiará a positivo hasta que no se resuelvan los concursos de las diez filiales españolas (Bajamar Séptima, Pescanova Alimentación, Frigodis, Frivipesca Chapela, Fricatamar, Pescafresca, Pescafina Bacalao, Insuiña, Frinova y Novapesca Trading) .

La pesquera ha indicado que las cuentas han recibido el "visto bueno" del auditor Ernst & Young, al no emitir ninguna salvedad que afecte a las cifras correspondientes al ejercicio 2014.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad