Pescanova recolocó a 80 trabajadores antes de entrar en concurso

stop

La CIG asegura que esos son los datos que le suministró Inspección de Trabajo

30 de mayo de 2013 (03:25 CET)

Antes de que Pescanova entrase en concurso de acreedores pasaron muchas cosas que ahora son objeto de investigación o, por lo menos, noticia. Grandes accionistas vendieron parte de sus títulos en la multinacional, hubo bajas en el consejo de administración, hombres de confianza de Sousa que marcharon y también, recolocaciones de empleados entre sociedades. La CIG asegura que, según datos de Inspección de Trabajo, hasta 80 trabajadores pasaron de una empresa a otra.

A comienzos de mayo la noticia saltó a la palestra informativa. Pablo Fernández Andrade, el hijo de Manuel Fernández de Sousa, salió de la matriz del grupo, Pescanova SA junto a 19 personas más, entre administrativos y técnicos. Todos fueron recolocados en dos de las sociedades de la firma: Frivipesca y Frinova. El sindicato CIG decidió entonces llevar estos cambios ante Inspección de Trabajo ya que sostenía que estos movimientos debían ser aclarados. “Sobre todo ante la posibilidad de futuros ERE en las filiales”, explicó Xosé Fernández Piñeiro, secretario xeral del sector de la Alimentación en el sindicato.

Sorpresa en los sindicatos

Pasado casi un mes desde aquellas acusaciones, la central sindical ha recibido respuestas. Los datos de Inspección de Trabajo les han sorprendido, ya que contabilizan 80 recolocaciones en los últimos tiempos antes del concurso. “La cifra nos ha sorprendido un poco, no creíamos que fuera tan alta”, explica Piñeiro.

“La mayoría de los cambios se ha producido en Pescanova SA. Más de 60 personas han salido de la matriz y se han colocado en filiales como Frigodis o Frivipesca. Además, otros once por lo menos, técnicos en filiales del extranjero han ido a parar a Bajamar Séptima, en A Coruña”, comenta. “Lo más curioso es que, en muchos casos, estas recolocaciones son sólo en el papel, porque no acuden a su nuevo puesto de trabajo”, indica.

Si bien, el sindicato indica que, efectivamente existen cambios de trabajadores que no levantan sospecha o que están “dentro de lo habitual”, sí hay muchos otros que han llamado la atención. La CIG ya ha informado de estos datos a la administradora concursal, Deloitte, que ahora mismo está centrada en la consecución del crédito urgente que necesita la multinacional pesquera.

¿Otro expediente de la CNMV?

Mientras tanto, este miércoles, la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez, ha indicado que el supervisor podría abrir un segundo expediente a Pescanova tras recibir y estudiar las cuentas trimestrales de 2012, una vez se obtenga la información procedente de la auditoría forense que prepara KPMG.

"Estamos a la espera de que la auditoría forense nos diga qué pasaba con la contabilidad de 2012, así como por trimestres, algo que podría llevarnos a abrir otro expediente a la compañía. Ojalá esto se resuelva rápido y la empresa no colapse y pueda seguir adelante", afirmó Rodríguez.

Sousa replica

Aunque las advertencias de la CNMV parecen no calar especialmente al presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, actualmente apartado de la gestión de la empresa e imputado por el juez Pablo Ruz por un supuesto delito de falsedad documental y uso de información privilegiada.

En una entrevista concedida a Cinco Días Sousa ha cargado contra el supervisor bursátil, al que también responsabiliza de la crisis de su empresa. “También tendrá que responder de sus errores”, indicó. “Con sus decisiones ha causado daños patrimoniales a los accionistas”, señaló.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad