Pescanova ratifica la apuesta de los Masaveu por el mercado gallego

stop

La familia asturiana invierte en bodegas, cementeras, aparcamientos y hormigón en territorio gallego

Bodegas de Masaveu en Galicia

28 de agosto de 2013 (18:33 CET)

Los Masaveu siempre apostaron por crear un imperio en el noroeste penínsular radicado en Asturias y con ramificaciones en sus áreas de influencia. Su apuesta por Galicia no es nueva, pero sus inversiones permanecían en un discreto segundo plano hasta que una de las herederas, Carolina Masaveu, decidió entrar en Pescanova y hacerse con un 3,74% de su capital en pleno concurso de acreedores.

Masaveu hizo una operación redonda. Con la cotización suspendida en bolsa por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, convertirse en una accionista significativa de la multinacional pesquera le salió muy barato. Nada más que por 107 euros, según publica Expansión. Fue la cantidad por la que acordó la compra con el fondo Capital Research, que había emergido en el capital de la compañía pocas semanas antes de declararse el concurso de acreedores.

La red gallega de los Masaveu

El nombre de Carolina Masaveu sonaba desconocido, tanto en el sector pesquero como en el propio consejo de Pescanova, aunque ahora su nueva posición como accionista significativa le dará poder de decisión en la junta del 12 de septiembre de la que ha de salir un nuevo presidente.

No obstante, los Masaveu han ido tejiendo una curiosa red en Galicia, en donde invierten tanto en cemento, como en bodegas, pasando por aparcamientos céntricos en ciudades de Pontevedra y A Coruña.

Compró la cementera de Narón

De hecho, la Corporación Masaveu, presidida por Fernando Masaveu Herrero, hermano de Carolina, compró en 2010 la molienda de Occidentales en Narón (A Coruña). Fue una adquisición estratégica en su empeño por dominar la fabricación de cementos en el norte peninsular desde su fábrica asturiana, Cementos Tudela Veguín. Dedicada a la fabricación de cemento gris, tiene una capacidad de producción anual de 700.000 toneladas, y se ha convertido en un activo estratégico en la comunidad, tras la crisis de Cementos Cosmos.

Pero, además de la molienda de clínker, los Masaveu cuentan con importantes intereses en el hormigón que desarrollan tanto en Galicia como en Asturias a través de General de Hormigones (Gedhosa). En O Porriño, el holding familiar cuenta con Galaica de Morteros. La empresa produce 100.000 toneladas de material al año, y recientemente ha sido englobada con otras firmas del mismo segmento en la sociedad Masaveu Industria.

De bodegas a aparcamientos

El negocio gallego de los Masaveu no queda ahí. Con importantes inversiones en bodegas de toda España, Galicia no podía ser la excepción. Desde hace años cuenta con Bodegas Fillaboa, en Pontevedra, dedicadas a la producción de Albariño y aguardientes.

Por último, el empuje de los Masaveu en Galicia se completa con la propiedad de tres parking situados en zonas estratégicas de las ciudades de Ferrol, Pontevedra y Vigo.

Junta de accionistas

Los motivos que llevaron a Carolina Masaveu a querer entrar en Pescanova siguen siendo una incógnita pero, lo cierto es que su familia tiene el ojo puesto en la comunidad desde hace mucho tiempo.

La duda ahora es a quién apoyará en la junta de accionistas de septiembre. Si se decantará del lado de Manuel Fernández de Sousa o del de Demetrio Carceller.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad