Pescanova necesita un acuerdo con la banca en 15 días para evitar la liquidación

stop

Urgoiti asegura que sin una quita superior al 75% la pesquera no saldrá adelante

Juan Manuel Urgoiti, tras la victoria de Damm en la junta de Pescanova | EFE

27 de diciembre de 2013 (12:03 CET)

“De aquí se sale o con una compañía limpia, capaz de crecer y de mejorar los negocios, o a la liquidación”. Son palabras del presidente de Pescanova, Juan Manuel Urgoiti, que ha apremiado a la banca acreedora para cerrar un acuerdo que debe asegurar a la pesquera una quita sobre la deuda superior al 75%. En una entrevista concedida a El Economista, Urgoiti asegura que, con un porcentaje inferior, la pesquera no saldrá adelante. “No tiene sentido poner un parche y que dentro de 6 meses se esté en la misma situación”, apuntó.

A la necesidad de rebajar sustancialmente la deuda, se suma la urgencia de hacerlo rápido. El presidente de la compañía pidió un acuerdo en la primera quincena de enero, entre el día 10 y el 12. “Si el juez no ve claro que haya un acuerdo firme y una posición unánime de sacar adelante el grupo puede decir: ‘Liquido y se acabó’, sentenció Urgoiti.

Problemas de tesorería


Sin embargo, las conversaciones se presumen complejas. La banca, que ha iniciado los contactos con el grupo que se postula para controlar la pesquera, rechaza una quita sobre la deuda que se acerca al 90%. A este respecto, el presidente de Pescanova insistió en que la alternativa es la liquidación, un proceso en el que “no van a recibir prácticamente nada”.

Hay todavía más cabos sueltos en el futuro de Pescanova. La propuesta de Damm y Luxempart, junto a otros fondos, para tomar las riendas de la compañía está bajo la amenaza de los fondos minoritarios de impugnar el acuerdo del consejo de administración, que también rechaza la banca. Mientras, en tesorería quedan apenas diez millones del crédito urgente concedido en mayo.

Reestructuración de la plantilla


De salvar los obstáculos y completar el plan de recapitalización, Urgoiti admitió que probablemente se llevará a cabo una reestructuración de la plantilla, “pero en ningún caso será traumática”, afirmó, aludiendo a salidas incentivadas y prejubilaciones.

“Tiene que haber una reorganización desde el punto de vista gerencial. Los canales de comercialización son demasiados y no muy bien estructurados”, añadió Urgoiti.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad