Pescanova justifica el concurso ante el riesgo de acabar liquidada

stop

La compañía insiste en que BDO se encuentra en un conflicto de intereses y debe ser revocada como auditora

Planta de Pescanova en Chapela

08 de abril de 2013 (19:55 CET)

Hace más de un mes que comenzó la crisis de Pescanova. Sin embargo, hasta ahora, la multinacional no había enviado ningún tipo de comunicado a los medios. Sus informaciones, insistía, se harían siempre a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin embargo, la tónica cambió este lunes. La multinacional pesquera remitió una nota de prensa en la que justifica la decisión de acogerse al concurso de acreedores ante el riesgo de ser liquidada y en la que carga con dureza contra su todavía auditora, BDO.

La pesquera ha indicado que en el plazo de unos 10 días “aproximadamente” presentará en el juzgado de lo mercantil de Pontevedra la declaración de concurso de acreedores, una decisión que fue aprobada el pasado jueves en el último consejo de administración de la compañía pero que contó con la oposición de cinco de los 12 miembros. En este caso, la solicitud del concurso se demorará considerablemente más que la del preconcurso, que se realizó tan sólo un día después de que fuese anunciada ante el regulador bursátil.

Deterioro patrimonial

Pescanova indica que transcurrido un mes desde la solicitud del preconcurso de acreedores, en el que ya se deslizaba la posibilidad de acogerse a la antigua suspensión de pagos, “ha llegado al convencimiento de que las posibilidades de alcanzar un acuerdo de refinanciación dentro del plazo legalmente disponible eran muy escasas, dado el gran número de entidades acreedoras del grupo y la diversidad de sus circunstancias”. La situación preconcursal, justifica Pescanova “estaba provocando un deterioro patrimonial y financiero de la sociedad y del grupo”.

“Este deterioro se mitigaría si se declarase el concurso de la sociedad, ya que la ley concursal establece importantes mecanismos de protección de la integridad de la masa de concurso (suspensión de exigibilidad de los créditos, prohibición de ejecuciones, suspensión declarativos, cese del devengo de intereses...) y de fomento de la continuidad de su actividad (por ejemplo, tratamiento privilegiado de las financiaciones postconcursales) que no son de aplicación en la situación preconcursal del artículo 5 bis”, argumenta la pesquera.

Riesgo de liquidar la sociedad

El grupo que preside José Manuel Fernández de Sousa-Faro insiste en que cuanto más se demorase la solicitud de concurso, mayor sería “el deterioro de su situación financiera y mayor el riesgo de que el concurso concluyese con la indeseada liquidación de la sociedad”.

Pero en esta novedosa comunicación a los medios, Pescanova también informa de que en los próximos días presentará ante el Juzgado de lo Mercantil de Pontevedra la solicitud de revocación del nombramiento de BDO como auditor de la compañía, al estimar que existe “causa justa” para hacerlo.

BDO

La multinacional insiste en responsabilizar a la auditora de no alertar sobre el crecimiento de la deuda de la compañía, si bien, en la nota de prensa sigue sin indicar a cuánto ascienden, finalmente, sus necesidades reales de capital. Tampoco hace mención a diversas informaciones publicadas en el día de hoy que aseguran que la pesquera tan sólo tiene liquidez para una semana.

Sea como fuere, considera que “BDO ha perdido la independencia exigible al auditor y que se encuentra en un conflicto de intereses al querer defender su actuación profesional y su responsabilidad frente a Pescanova, lo que le impide actuar como auditor independiente de la sociedad”.

Auditoría forense

“Para que esta situación no perjudicara la confianza en Pescanova, a propuesta del presidente de la compañía, se propuso y se va a contratar, con carácter inmediato, un forensic realizado por una de las cuatro grandes firmas mundiales de auditoría”, señala la compañía.

De forma contraria a estas declaraciones, diversas fuentes consultadas por este medio aseguran que fueron los consejeros que votaron en contra del concurso de acreedores los que solicitaron la intervención de una auditoría forense.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad