Pescanova destinará el dinero de la venta de la filial australiana a saldar parte del crédito urgente de la banca

stop

El consejo de administración se reúne esta semana para analizar el plan de viabilidad de PWC

Planta de Pescanova en Chapela, Pontevedra / EFE

05 de noviembre de 2013 (00:10 CET)

Pescanova acaba de ingresaR dinero fresco, aunque su próximo destino ya está más que definido. Unos 30 millones de euros son los que ha obtenido por la venta de su participación en la filial Austral Fisheries. La operación estuvo gestionada por el administrador concursal, Deloitte, y contó con el visto bueno del presidente, Juan Manuel Urgoiti, y la banca acreedora. Lo recaudado será empleado para saldar con las principales entidades acreedoras parte del crédito urgente de 56 millones inyectado a principio de verano para dotar de liquidez a la compañía.

A finales de junio, Pescanova logró firmar con NCG, Popular, Sabadell, Caixabank, Santander, Bankia y BBVA un crédito urgente por importe de 56 millones de euros. Las negociaciones duraron unos dos meses, ya que las entidades no estaban seguras de querer prestar más dinero a una compañía en la situación de la gallega. Finalmente, el acuerdo se suscribió con la marca de la empresa y la sede de Chapela como garantía y con un vencimiento de diez meses.

Liquidez hasta fin de año

El destino de los 56 millones de euros era solventar las necesidades más inmediatas de circulante que presentaba la multinacional. Consumidos ya cerca de 30 millones del crédito, fuentes financieras aseguran que servirá para dotar de liquidez a la pesquera hasta finales de año, como mucho, inicios del primer trimestre de 2014.

De momento, más de la mitad del crédito podría quedar saldado, ya que la pesquera tiene la intención de destinar a su pago lo conseguido con la venta de la filial australiana, considerada como un activo no estratégico.

Plan de viabilidad

Todo un gesto de buena voluntad de cara a la banca acreedora en un momento clave en el proceso concursal en el que está inmersa Pescanova. La compañía ha convocado esta semana el consejo de administración para analizar el plan de viabilidad elaborado por la consultora PwC, que prevé que la firma gallega logre un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 150 millones de euros en 2014, una vez estabilizada la compañía.

De esta forma, la empresa situaría esta cifra al mismo nivel que en 2009, cuando la pesquera registró un Ebitda de 149,7 millones de euros y un beneficio neto de 32,1 millones de euros, lo que supuso, según la empresa, "los mejores resultados en sus cincuenta años de historia".

En concreto, el máximo organo de dirección de la compañía, con Juan Manuel Urgoiti al frente, se reunirá este miércoles, 6 de noviembre, en la sede de la pesquera, en Vigo, con el plan de negocio encima de la mesa, que también contempla que la firma cerrará 2013 con un Ebitda en el entorno de 90 millones de euros, al considerarse éste un año atípico en el que se han registrado meses con un resultdo antes de impuestos negativo.

Socios, quita y capitalización

Según las primeras conclusiones de dicho plan, Pescanova cuenta con capacidad para seguir adelante "sin liquidarse, ni trocearse", sin necesidad de ajustar su estructura en España, y en el caso de que fuera necesario, con la venta de activos o filiales en el extranjero no estratégicas.

El plan de la banca acreedora también parece claro. Se buscará la entrada de nuevos socios, la capitalización de pasivo y la aplicación de una quita, que será más grande para aquellos que se “descabalguen”, es decir, para los que no quieran cambiar deuda por acciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad