Pescanova cesa al hijo de Manuel Fernández de Sousa como alto cargo de tres filiales

stop

Los administradores concursales mantuvieron a Pablo Fernández Andrade en su puesto en Frinova, Frigodis y Harinas y Sémolas del Noroeste hasta un día después de su declaración como imputado en la Audiencia Nacional

Planta de Pescanova en Chapela, Pontevedra / EFE

30 de octubre de 2013 (18:53 CET)

En la crisis de Pescanova todo parece tener un ritmo, y no siempre responde a lo que los administradores concursales inicialmente pretenden. El entramado societario de la multinacional, como una madeja, envuelve cargos y más cargos del núcleo duro cercano al expresidente Manuel Fernández de Sousa-Faro. Sobre este escenario, los responsables de Deloitte acaban de cesar a su hijo, Pablo Javier Fernández Andrade, en sus puestos de apoderado de empresas como Frigodis, Frinova y Harinas y Sémolas del Noroeste. Lo hicieron el pasado 16 de octubre, un día después de que Fernández Andrade declarase en la Audiencia Nacional como imputado por cuatro presuntos delitos: falseamiento de información económica-financiera, falseamiento de cuentas anuales, estafa y delito continuado de falsedad en documento mercantil.

Pablo Fernández, imputado por el juez Ruz como representante de Inverpesca en el consejo de administración de la compañía pesquera, ocupaba en Pescanova una de las direcciones generales, y repartía sus cargos, siempre con cierta protección paterna, en un buen número de filiales. Fue consejero de la multinacional hasta la pasada junta general de accionistas extraordinaria celebrada en Chapela, el pasado septiembre, y desde entonces todavía figuraba como apoderado de al menos las mencionadas tres filiales: Frigodis, distribuidora de congelados; Frinova, fabricación de conservas y derivados el pescado con sede en O Porriño, y Harinas y Sémolas del Noroeste, dedicada a la elaboración de ingredientes alimentarios.

Recolocados en plena crisis

Antes de suspender pagos, desde Pescanova se procedió a mover a su personal de confianza desde la empresa matriz a las sociedades filiales. Y uno de ellos fue Pablo Fernández Andrade, precisamente a Frinova, de la que ahora deja de ser apoderado.

Al margen de los veinte técnicos y ejecutivos que fueron trasladados a Frivipesca Chapela y Frinova, otros directivos de confianza también cesaron como trabajadores de Pescanova. Fue el propio Manuel Fernández de Sousa quien se encargó de mover a parte de su personal, que también recaló en Pescanova Alimentación, Frigodis e Insuiña.

Desde Inverpesca, la sociedad que representaba Pablo Fernández Andrade en el consejo de Pescanova, se procedió a vender entre septiembre y diciembre de 2012 y enero de 2013 un total de 560.678 acciones de Pescanova, evitando pérdidas patrimoniales a la familia Fernández de Sousa, según el auto de imputación del juez Ruz.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad