Pescanova afronta su semana clave

stop

La banca y Damm apuran sus negociaciones para cerrar una alianza que les permita presentar una propuesta de convenio el día 28

Demetrio Carceller al lado de una planta de Pescanova |EFE

22 de febrero de 2014 (01:45 CET)

Pescanova afronta una semana clave que definirá cuál será su futuro. Justo cuando se cumple un año del inicio de su crisis, que comenzó el 28 de febrero de 2013 con el anuncio de la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)  de que no podría presentar sus cuentas anuales en el plazo estipulado por la ley. El 1 de marzo, solicitó el preconcurso.

Ahora, pasado un año de aquella fecha, la entidad debe afrontar el convenio de acreedores que le servirá para poder salir de la situación concursal en la que se encuentra inmersa. El camino que le queda por delante no es sencillo. La compañía tiene hasta el día 3 (de forma oficial hasta el 28 de febrero) para presentar las posibles propuestas de convenio. Sin ellas, el futuro de Pescanova estaría abocado a la liquidación. Una vez presentadas las propuestas, que deben contar de partida con el apoyo de un 20% del pasivo, se abre otro período de un mes para que el o los proyectos de convenio sumen adhesiones o votos en contra.

Carceller sí, pero como socio


Para que el convenio salga adelante tiene que recibir el respaldo de los acreedores que representen el 51% del pasivo, además de con el visto bueno de administración concursal (Deloitte) y juez.

De momento no hay nada decidido. Fuentes cercanas al núcleo duro de la banca acreedora indican que continúan las negociaciones con los interesados en tomar las riendas de la pesquera, especialmente con la cervecera Damm, de Demetrio Carceller, primer accionista de la compañía gallega en estos momentos.

Damm, en consorcio con los fondos KKR, Ergon y Luxempart presentó una propuesta de recapitalización para hacerse con el control del 51% de la compañía tras ya inyección de 250 millones. Proponía aplicar una quita sobre la deuda de los acreedores que llegaba al 90%, aunque finalmente la rebajó hasta el 80% con la intención de agradar a la banca, a la que ofreció capitalizar y hacerse con el 5% de la entidad. No obstante, la propuesta no convenció a las principales entidades atrapadas. Los descuentos eran demasiado altos, prácticamente los mismos que de momento ofrece la otra opción. La de los fondos Centerbridge y Blue Crest, liderados por el ex ministro Eduardo Sierra.

Quita del 60% y capitalización


Las financieras tenían una tercera opción. Hacerse ella misma con el control de Pescanova convirtiendo su deuda. Sin embargo requería la búsqueda de un socio industrial. Y en este momento, semeja que el socio que mejor le acae es el propio Carceller. Es la opción que prefieren en estos momentos las entidades atrapadas en la millonaria deuda de la pesquera.

La banca quiere tomar las riendas de Pescanova, pero con Damm como socio industrial. En esta nueva hipótesis Carceller y Luxempart dejarían por el camino a KKR y Ergon. La quita que imponen el núcleo duro acreedor ronda el 60%. Quiere recuperar al menos 1.000 millones de los más de 4.000 a los que asciende ya la deuda de Pescanova.

Las negociaciones continúan. De momento Centerbridge aún no ha presentado ante la banca su oferta mejorada, si bien entre ambas opciones, los acreedores prefieren a Carceller como socio. Queda una semana para poder cerrar una propuesta de convenio que asegure la continuidad de la segunda empresa más grande de Galicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad